Sólo otro blog infame


Menú


3 recuerdos

No se muy bien como, pero al levantarme esta mañana tenía grabados en la mente tres recuerdos absurdos de cosas que había hace años y ya no hay.

El primer recuerdo es sobre las botellas de refresco de 2 litros. He recordado que hace no muchos años las botellas de 2 litros no se hacían de una única pieza de plástico inyectado sino de dos. Es decir, era una botella de plástico transparente (más endeble que el de ahora) y venía pegada dentro de un refuerzo de plástico oscuro mucho más fuerte que le hacía de base. Recuerdo que cuando Coca-Cola empezó a comercializar en botellas de una pieza parecía una cosa de brujería. Hoy día beber de una de esas botellas sería lo más parecido a hacerlo de un neumático recauchutado.

Siguiendo con las bebidas el segundo recuerdo es sobre las latas de refresco, he recordado cuando la anilla se quitaba del todo, tirando en lugar de empujar hacia dentro. Para tomar una Fanta tenías que quitar un trozo de lata (y luego deshacerte de él) como si fuesen unos espárragos. Pero hubo cierto verano en que todas las empresas se pasaron a las latas que conocemos hoy día y se terminó el invento. Salvo las marcas de cervezas que aguantaron bastantes años más con el diseño antiguo, supongo que pensaron que el cervecero medio necesitaba más tiempo de adaptación, eso, o que el nuevo diseño sería algo más caro y no les salía a cuenta.

El tercer recuerdo es sobre los embutidos Cabo, no recuerdo haber tomado nunca mortadela Cabo (aunque bien es cierto que mi madre me hacía los bocadillos y yo no veía la marca por ningún lado). Pero tenía algo peculiar esta marca, Cabo, siempre lo recordaré porque tenían unos anuncios en que salían un montón de dibujos animados de animales de granja que tenían un grupo musical. Era como un concierto, el cerdo con la guitarra, las gallinas cantantes. Cosas así de extrañas. También se me quedó grabado el nombre porque lo de “Cabo” suena mal, te imaginas al típico Paquirrín de turno diciendo “mama, es que no cabo en este abujero”. Era de esas empresas que todo el mundo tenía claro que estaban abocadas a desaparecer, salvo, seguramente, sus dueños.

Debo recordar que no consumo drogas, de momento. Por cierto, estoy pensando en montar una secta o algún rollo sexual “en plan imaginativo”. Quien quiera que se vaya apuntando.

# Idas de pinza,Recuerdos del ayer, Friday, 1 de September de 2006 a las 09:49

11 comentarios, imagino que habrá habido una fuga en un penal

  1. Me apunto, pero siendo sincero tengo que decir que mientras leia tu texto daba por hecho que estabas bajo los efectos de algun estupefaciente, asi que gracias por la aclaracion final, veo que somos afines :)

    # Alexliam 1 de September de 2006 a las 10:46

  2. Deberías dormir más…

    # Petite Princesse 1 de September de 2006 a las 10:58

  3. Tu último bocata estaba en mal estado, me apunto a rollos sexuales con alienigenas

    # ElGekoNegro 1 de September de 2006 a las 11:31

  4. Uy, yo me apunto a lo que sea ;-)

    # Misslucifer 1 de September de 2006 a las 11:43

  5. Debo recordar que no consumo drogas, de momento. Por cierto, estoy pensando en montar una secta o algún rollo sexual “en plan imaginativo” xDDDDDDDDDDDDDDDD :D

    # FRESCO 1 de September de 2006 a las 15:32

  6. Cabo es el apellido de la familia.
    Las latas de coca-cola no pierden la anilla por algún tipo de invento forzado(flipas con la cantidad de anillas que hay por todas partes y estaban empezando a pensar en el símbolo “Prohibido latas”).
    La descripción de la botella de plástico es impecable. Si lo piensas, es de un cutrerío, no ser capaces de hacer una botella que fuera más gruesa por abajo que por arriba…
    Otra historia interesante es cuando Coca-cola, de la noche a la mañana, hizo las botellas de refresco de cristal más pequeñas. Al principio eran más grandes, casi como una de lata, y algún lumbrera decidió hacerlas del tamaño actual, que viene a ser como la mitad del anterior. A mi aún me sorprende la estupidez de los clientes que tragamos con el invento como si nada, y es que las botellas pequeñitas costaban lo mismo que las anteriores, sólo que con mucho menos refresco. Con el tiempo se convirtió en un de facto, pero eso merecería mayores investigaciones.

    # marmolillo 1 de September de 2006 a las 19:13

  7. Pues para recuerdos de la infancia que ahora (creo) no hay, el de devolver las botellas de cristal vacías a la panadería/tienda de turno donde las comprabas, y sigo sin saber el motivo, no sé si era por principios ecológicos para reciclarlas o porque te descontaban algo de dinerito el tendero, ya que él las vendería al mejor postor de compra de vidrio.

    A ver si alguién consigue desvelar este misterio.

    # Fran 1 de September de 2006 a las 21:02

  8. Pues claro que habrá que apuntarse, ¿no? Por cierto, quiero ser tu principal concuvina, sino no juego :p

    # HaiDou 1 de September de 2006 a las 21:18

  9. Neok, en algunos lugares de Alemania, las botellas de cualquier cosa (con cristal) tienen un precio elevadísimo. Unos 0,3 céntimos por botella de cristal, que por la cuenta que te trae debes llevar al supermercado cuando realices la próxima compra, en que se te descontarán.

    Existe la posiblidad de ir allí a “vender” botellas, pero eso es de muerto de hambre. De hacerlo en España se crearía todo un mercado negro al respecto de ladrones de contenedores de vidrio.

    Para colmo de ecologismo, hay contenedores de vidrio que la gente usa sin dudar. Si el basurero, al recoger el cubo de la basura convencional oye ruído de cristales, lo deja en su sitio, para que su dueño se preocupe en reciclar – esta vez a ostias.

    Así, se entienden los orígenes del ecologismo en España. De pequeño recogía cascos de cervezas y me ganaba unas perras, pero da una vergüenza que te pasas.

    # marmolillo 1 de September de 2006 a las 21:23

  10. Doy fe de lo de Alemania (pero también vale para botellas de plástico). Y de lo del sistema aplicado a los españoles. Sólo diré que en las discotecas también se hace, y el precio (que luego te devuelven) de las botellas en algunas fiestas es de 1€… imaginad quiénes devolvían botellas que no eran suyas :P

    Yo me acuerdo de lo de las botellas, pero no de lo de las latas :S

    salu2

    # Lady Madonna 2 de September de 2006 a las 22:29

  11. Las botellas se devolvían por eso, porque se pagaban a cinco pesetas, o a diez ya al final, y luego los tenderos devolvían las botellas al fabricante. Como se hace en los bares, ni más ni menos.

    El paso intermedio fue que de pronto habían envases retornables y envases no retornables, y lo ponía en la botella. Esto, también, les sonará a los camareros (y a los que han currado sólo unos días, por tirarse el rato preguntando si el cacaolat es retornable o se tira :P)

    No hice un máster en el tema, pero de cría en la tienda de mis padres me tocaba meter las botellas de nuevo en sus cajas a cada dos por tres, cuando venían las vecinas con bolsas llenas de botellas con un culillo de líquido que se caía por todo el suelo :S

    # Okok 4 de September de 2006 a las 16:29