Sólo otro blog infame


Menú


Apagando la campana

Desde que me he venido a Finlandia a hacerme “mayor” preparo mi propia comida (sí, se que lo digo mucho, pero es que tengo que venderme como un partido pujante y de paso lloriquear un poco, ¿no?).

Como ya he contado en alguna ocasión prácticamente todo el tiempo que paso despierto sin hablar con alguien lo paso escuchando música. Para cocinar también.

Enciendo el fuego e inmediatamente la campana extractora. La campana hace un ruido infernal de modo que tiro de Apple Remote para poner la música a todo lo que da (que, por cierto, en un MacBook Pro no es mucho porque los altavoces que trae de serie son una puta mierda, que conste).

La cuestión es que frío mis salchichas o cualquier otro plato nutritivo de nouvelle cuisine, lo sirvo en el plato y pongo al lado mi vaso (siempre me gusta tener a mano un vaso de agua o fanta mientras cocino).

Apago la campana. Deja de hacer ruido. La música pasa a oírse a todo volumen. Detengo la música también.

De pronto el silencio invade mi habitación, silencio sepulcral, completo, casi letal. En cuestión de segundos ya no hay nada, no hay ni música, sólo estamos un plato de salchichas para uno y yo.

Os dejo que tengo que echar un vistazo a las cifras de suicidio en el mundo para elegir mi próximo destino de estudios.

No, es coña, de momento no estoy tan fataloide.

Todo por apagar la campana.

# Idas de pinza, Sunday, 18 de February de 2007 a las 17:38

12 comentarios, consecuencia de las altas tasas de alfabetización

  1. ¿Esta historia podría servir para un revival español de ‘Salvados por la campana’? A Globomierda esa historia le parecería genial para convertirla en serie. Trataría de Antonio Resines y Belén Rueda, que se llaman Nacho y Alicia y son periodistas en Finlandia. Tienen muchos hijos y todos van al instituto reciclado de ‘Al salir de clase’.

    Lo veo, lo veo.

    # Nosolomusica 18 de February de 2007 a las 18:34

  2. Joer, con lo de las cifras de suicidio o sabia si reír o preocuparme, por cierto… ¿¿¡¡Y EL PODCAST!!??

    # Juankiblog 18 de February de 2007 a las 18:46

  3. Me encanta el uso que haces de la ironía cuando dices “mientras cocino”.

    # auster 18 de February de 2007 a las 20:07

  4. No pretendía ser irónico, así de patética es la situación.

    # Hugo 18 de February de 2007 a las 20:12

  5. Lo unico que merece la pena comentar es el hecho de que te gastes dinero en un Apple Remote y luego te quejes de que los altavoces del puto Mac son una mierda. Comprate unos altavoces nuevos.

    P.D: Y deja de quejarte, mala puta.

    # alexliam 18 de February de 2007 a las 20:16

  6. De todas formas en el mismo blog de mestebanez han aclarado que el índice de suicidios alto en según que países obedece más a que usan estadísticas serias, mientras que en otros encubren los suicidios por motivos principalmente religiosos.

    De Finlandia todo lo que sé es a través de los hermanos Kaurismäki y francamente me gusta mucho, aunque supongo que la realidad será menos interesante que el cine.

    Creo que su situación de erasmus en Finlandia a mí me resulta envidiable, esas experiencias suelen ser muy enriquecedoras.

    Saludos desde Madrid y sus carnavales de mierda ;-)

    # shevek 18 de February de 2007 a las 20:26

  7. alexliam, debo decir, en defensa de Hugo, que el Apple Remote viene actualmente de serie con todos los Mac y que los altavoces de los portátiles Mac, en efecto, son una mierda. Al menos los de mi MacBook.

    # auster 18 de February de 2007 a las 20:39

  8. Ahhm, yo es que soy pecero. Aun asi no le exime de comprar unos buenos altavoces.

    # alexliam 18 de February de 2007 a las 20:41

  9. Eso es verdad (lo dice alguien que está ahorrando para unos Creature o unos que incluyan dock para el iPod).

    # auster 18 de February de 2007 a las 20:52

  10. Unos Bose buenos ahi.

    # alexliam 18 de February de 2007 a las 20:54

  11. Se me salen un poquito de presupuesto.

    # auster 18 de February de 2007 a las 22:14

  12. Hay dos tipos de Erasmus (y lo digo desde la experiencia del que ha acogido a Erasmus, sin haber salido de su ciudad) el que está todo el día fuera y se lo pasa de puta madre ( y gasta como si fuera el ahijado de Bill Gates y no estudia nada) y el que se comporta de forma normal y acaba echando de menos a la gente de fuera.

    Ambos tienen al final recuerdos muy buenos, pero hay que dejarse llevar por la primera categoría, aunque sea pidiendo un préstamo, o si no creo que no merece la pena.
    Estoy en contra de los Erasmus porque es una nueva moda mileurista del porque yo lo valgo. El kit se compone de viaje por Interrail, año de Erasmus y año de venia para “preparar” oposiciones/master inútil.

    Proverbio: Vive hoy: es más tarde de lo que piensas.

    # marmolillo 23 de February de 2007 a las 11:30