Sólo otro blog infame


Menú


Après le coup de sifflet

En el Metro de Madrid hay muy muy pocas normas, la mayoría son obvias, como es el no fumar en sus instalaciones, pagar un ticket al entrar, dejar salir a los viajeros de un vagón antes de entrar o llevar la mano enganchada en el bolso en cada instante.

Pero hay otra norma que no es trivial, y por ello es recordada (tanto en castellano como inglés y francés) constantemente en las pegatinas de las puertas y en los andenes, para que desde los niños a los turistas que llegan por primera vez a la ciudad se tenga presente en todo momento. La norma es muy sencilla, tras el toque del silbato no entrar ni salir del tren. Punto. Es fácil de entender, si el silbato ha pitado te esperas al próximo tren.

El caso es que mucha gente no es capaz de entenderlo y se meten tras el silbato, a veces tienen suerte y pasan y otras veces no la tienen y terminan pinzados o se les queda la mochila fuera, o el abrigo y tal. Generalmente esta gentuza pone cara de indignación en plan “vean amigos, el cabronazo del conductor me ha pillado con la puerta”, cuando sólo ha sido su puta culpa. De verdad, cada vez que veo esto, a alguien pinzado por las puertas del Metro, me dan ganas de que instalen cuchillas en los cantos y estos mamones se queden seccionados en plan Prince of Persia.

Ah, y como bola extra quiero mandar un saludo especial para esa gente que cuando el tren entra sólo hasta la mitad de la estación y se queda parado (por el motivo que sea), con aún muchos vagones dentro del túnel, van y se ponen a intentar abrir las puertas sin plantearse que huevos pasaría si se abrieran para la gente que aún queda en el túnel y que caerían a las vías.

Y sí, hablo mucho del Metro, pero es que pringo casi dos horas diarias en él y los posts de odio se escriben rápido.

# Pataletas, Tuesday, 26 de January de 2010 a las 01:19

48 comentarios, les das la mano y te cogen el brazo

  1. Se han oído muchos casos en los que por algún extraño motivo, en ciertas personas la inteligencia es casi nula.
    Qué le vamos a hacer…

    Molaría ver a una de estas personas, atrapadas entre las dos puertas mientras el tren está en marcha.
    Aprenderían, aprenderían…

    # kemii 26 de January de 2010 a las 03:46

  2. He de decir que una vez yo me pillé un brazo, una de las primeras veces que entré en el metro. Me puse pálido, pensé que saldría arrastrándome con él. Qué decir que desde entonces llevo mucho más cuidado…

    # Ellohir 26 de January de 2010 a las 03:50

  3. Como dices, es un concepto muy sencillo, pero aqui en Barcelona es imposible de cumplir por un simple motivo, los conductores estan tocando el silbato A LA VEZ que se abren las puertas.
    Que alguien me explique como un volumen de, digamos, 50 personas por vagon, es capaz de entrar y salir en el intervalo de tres segundos que dura el silbato, porque yo no lo entiendo. Por eso mismo aqui todos ignoramos la norma, porque los propios trabajadores del metro la han viciado en pos de que la gente se de mas prisa bajando y subiendo del comboi.

    Curiosamente la que si ha calado en los viajeros es la de colocarse al lado derecho de la escalera mecanica para dejar pasar por el izquierdo a los que tienen mas prisa, incluso los lemmings aprenden cosas por repeticion, ya ves tu. :P

    # Neoand 26 de January de 2010 a las 05:49

  4. A mi nunca me ha pasado, pero si que entro aunque suene el puto pito. Mi tiempo vale demasiado como para pasarlo en la puta estación cuatro minutos más.

    # Alexliam 26 de January de 2010 a las 08:28

  5. Gilipollas hay en todas partes, y en el metro no iba a ser una excepción. Yo apoyo la moción para que se instalen cuchillas y ya de paso poder seccionar con ellas a los garrulos que van con el speaker del movil activado enseñando al mundo su exquisito gusto musical.

    # Kike 26 de January de 2010 a las 08:40

  6. Pues yo lo que suelo hacer es bloquear las puertas. Por ejemplo, si voy con alguien y no llega a tiempo, bloqueo las puertas con un piececito, porque el tren no puede arrancar con una puerta semi-abierta por motivos de seguridad. Están muy duras para abrirlas a la fuerza, así que cuando el conductor se digna en volver a abrir las puertas, mi acompañante entra y podemos irnos todos.

    Debe joder, pero es lo que hay. Hala, ódiame.

    # Anonimo Lopez 26 de January de 2010 a las 09:55

  7. Sólo he montado en metro una vez (en Madrid) y ya pude comprobar lo de la gente pasando del silbato…

    # Blackscy 26 de January de 2010 a las 10:20

  8. Pero os olvidais que el hecho de entrar al vagón con la puerta lamiendote el culo es sólo la parte final de un sprint escaleras abajo para llegar al andén.
    En los 6 años que llevo utilizando el metro he visto ya a dos subnormales caerse escaleras abajo (uno de ellos en las mecánicas – esas si que cortan – aunque se pudo medio agarrar al pasamanos en última instancia). Y todo, para que? Para ahorrarte 3 putos minutos que es la frecuencia de paso de la línea 10 de madrid.Yo, cada vez que veo un tarado a la carrera como si fuese el último metro que va a pasar por la estación, siempre le sigo con la mirada por aquello del morbo de las escenas gore.

    # Rotane 26 de January de 2010 a las 12:45

  9. Yo una vez vi a uno de estos cagaprisas quedándose atrapado entre las puertas a la altura del cuello quedando la muy cómica escena de estar su cabeza dentro del vagón y el resto del cuerpo fuera. La cara del tipo fue de antología.
    Hay tanta gente que suda del silbido que van a tomar medidas

    # wiki 26 de January de 2010 a las 13:12

  10. Es un subidón pasar rozando la puerta, hasta que me pille…

    # Iván 26 de January de 2010 a las 13:26

  11. No sé cómo será el metro de Madrid, pero en el de Barcelona esa norma es imposible de seguir. Y digo imposible porque la mayoría de conductores, nada más abrir sus puertas, empiezan a advertir que se van a cerrar. Me di cuenta hace años, y ya me imaginé qué pasaría si hiciéramos caso rotundo a la señal acústica: mi conclusión fue que nadie entraría ni saldría del tren por falta de tiempo, o lo harían sólo 6 personas por puerta.
    ¡SaluPIPIPIPIPIPIPI

    # Alex Molina 26 de January de 2010 a las 13:52

  12. Al hilo de lo último que comentas, otra especie bastante extendida (al menos en Barcelona) son los que se ponen a darle al botoncito (o palanca) de abrir puertas cuando el tren todavía está entrando en la estación (y a veces ni eso). De verdad que en ese momento me encantaría que no hubiera sistema de seguridad para que se abrieran las putas puertas y se cayeran a la vía o se pegaran el susto de su vida. Y encima se quejarían.

    Siempre he pensado que este modesto momento cotidiano es la demostración de que las máquinas son más inteligentes que muchas personas para según qué tareas.

    # Pau 26 de January de 2010 a las 13:55

  13. El otro día vi como alguien pretendia salir cuando estaban cerrando las puertas, ella a su ritmo, y claro, se quedó atrancada, tuvieron que parar el metro.

    # monttse 26 de January de 2010 a las 14:26

  14. Ro­ta­ne, aunque sin tantos insultos, completamente deacuerdo contigo.
    Aunque soy de una ciudad pequeña he ido a grandes ciudades, de España y fuera, y las carreras de Madrid son increibles. Puedo entender que corras porque un tren/cercanias/metro con una frecuencia de 20-30 se te escapa, puedo entender que corras porque se te escapa un enlace con otro medio, etc, pero que una persona baje corriendo al metro, casi pillandose un brazo al entrar en el ultimo segundo, para despues salir en la plaza callao para entrar al Starbucks(lo se porque estaba en la cola delante mio), con una frecuencia de paso de 3 minutos, merece sino la muerte al menos 40 o 50 latigazos.
    Y con lo de las escaleras que tambien se comenta por ahi, algo parecido. La idea no es mala, si no tienes prisa te apartas un poco y que pasen los que si la tienen, pero si no me equivoco es una norma de cortesia, no es ninguna obligacion ni ley, si me pongo enmedio, porque no lo se, no me acuerdo, llevo una maleta y una mochila y las escaleras son estrechas, llevo muletas o tengo fobia a las cintas de caucho del reposamanos, lo siento pero te jodes, sere un maleduado descortes o un tio de pueblo que se para en medio de lo plaza con su pañuelol con nudos en la cabeza mirando con la boca abierta los edificios altos pero, no me grites o empujes como me han hecho alguna vez, son 30 segundos de tu vida desaprovechados en una escalera mecanica.

    # pedriyanero 26 de January de 2010 a las 14:45

  15. España es asín. Y por supuesto, no sólo lo harán, sino que encima lo justificarán.

    Bueno, al menos en este caso, no joden a nadie, excepto a los de limpieza que tienen que afanárselas recogiendo intestinos y demás casquería de la entrada del túnel. Al menos, se pueden llevar un filetillo a casa (el resto va a parar a los McDonalds).

    # mced 26 de January de 2010 a las 15:07

  16. Cuantas verdades en una sóla entrada y sus comentarios:

    1º La gente pulsando el botoncito bastante antes de que pare el tren
    2º La gente bajando por las escaleras como locos para no perder el tren (y eso que volverá otro en menos de 5 minutos.
    3º Gente que va siempre por el lado derecho para que los prisas podamos ir por el izquierdo…
    4º Gente que no se da cuenta de que los bártulos y su cuerpo están en distintos lados de la puerta.

    PD: ¿Quién es el hijoputa que va dándole a los botones de parada de emergencia de las escaleras mecánicas para que estas NUNCA estén funcionando?

    # Rarok 26 de January de 2010 a las 15:54

  17. Pero si es lo único interesante que tiene el metro. El subidón de adrenalina hace que luego el tufo a sobaco sea mas llevadero. Y sí, como dice Neo­and en el metro de barcelona el tiempo que duran las puertas abiertas es irrisorio.

    # Floc 26 de January de 2010 a las 16:44

  18. Pues precisamente el día que te conocía nos llamó mucho la atención a Cristina y a mí que no dejaran hacer fotos en el metro ¿sabes por qué es?

    # Kids 26 de January de 2010 a las 17:29

  19. Tengo que reconocer que un saltito si que doy cuando suena el pitido y me cuelo, las cosas como son.

    Pero soy una cobarde, y no me arriesgo, nunca, nunca me ha agarrado las puertas, porque entro bastante olgada

    Lo que me sorprende son la gente que logra introducir una parte de su cuerpo, hace palanca, abre las puertas e invita al amigo…

    O los que parecen un animalejo asustando tratando de zafarse de la puerta una vez casi dentro…

    Saludines,
    YoMisma.

    P.D: Espero que no entre dentro de tu grupo … de malos usuarios de metro :(

    # YoMisma 26 de January de 2010 a las 17:44

  20. Mira qué invento tan delicioso están instalando en Metrosur para que queden doblemente aprisionados por la puerta del vagón y la nueva mampara del andén…
    Y ya quisiera que se cumplieran tan fácilmente esas cuatro normas obvias que mencionas al principio. Sin ir más lejos, a mí un día una hija de puta me puso la zancadilla en un transbordo por no dejarme salir del vagón antes de que ella entrara. Resultado: mis rodillas siguen enteras de milagro y los seguratas del andén querían llamarme a un médico. Hay tanta gente hostiable

    # Elia 26 de January de 2010 a las 18:57

  21. Un blog tan cojonudo no puede permitirse determinados errores.
    “Après le coup de sifflet” sería la expresión correcta.
    Merci beaucoup Hugo.

    # Al Djaziri 26 de January de 2010 a las 20:03

  22. mced, eso de que no joden es relativo, en muchas ocasiones que alguien se meta hace que el tren salga unos segundos más tarde, es decir, que para que uno no pierda 2 minutos cientos de personas pierden unos segundos que sumados todos los viajeros representan mucho más. Y más de una vez he visto a alguien tropezar y caerse sobre otra persona.

    Kids, hasta donde yo sé si haces fotos de forma discreta no te dicen nada, si montas un trípode pues sí. Los motivos imagino que de cara a la galería serán por “seguridad”.

    Al Djaziri, te agradezco la corrección y ya lo he actualizado. La explicación es que en las pegatinas del Metro va en mayúsculas y sin ninguna tilde y al buscar en internet (no sé francés) me salió tal cual lo publiqué.

    # Hugo 26 de January de 2010 a las 21:13

  23. Hombre pero la gente no se va a caer porque abran las puertas del metro. Además en todo caso se abrirían solamente las que los pasajeroos intentaran abrir. Además, las puertas no se abren hasta que el piloto no da permido así que por mucho que lo intenten no lo van a conseguir xD

    Pues yo creo que no te había oído mucho hablar del metro. Es que es un gran tema…

    # Nimbusaeta 27 de January de 2010 a las 01:56

  24. Me parece a mi que aquí a nadie se le ha jodido el coche en el último momento, ni se ha quedado sin agua caliente justo mientras se duchaba o los niños le han dado tanto por saco por la noche que ha dormido dos horas y ni si quiera ha escuchado el despertador.

    Supongo que eso conjugado con que tu jefe sea una persona genial a la que no le importa que llegues tarde hacen que entrar en el metro en el último instante sea considerado una gilipollez.

    Supongo que todo depende del cristal con el que se mire.

    # Alexliam 27 de January de 2010 a las 08:20

  25. Hugo, Hugo… te acepto el pulpo como animal de compañía y me creo lo de las tildes. Pero insisto en que se escribe “coup” y no “coupe”.
    Y prometo que esta es mi última entrada para hablar de este tema, pero algo nos tenía que quedar a las generaciones de más de cuarenta y que en vez de inglés, estudiamos francés en el cole.

    # Al Djaziri 27 de January de 2010 a las 09:43

  26. pedriyanero, si, lo sé. Demasiados insultos. Pero es un tema que me revienta particularmente y del cual nunca había hablado. De ahí mi ira homicida.
    Te preguntarás porque me cabrea el asunto cuando es otro el que se cae. Muy sencillo: cuando el correcaminos de turno llega al vagón 3 nanosegundos antes de que se cierren las puertas, no duda en empujar al resto de los viajeros para hacerse un hueco. Todo esto, repito, en hora punta y con frecuencias de trenes cada 2 / 3 minutos.
    Lo he vivido tanto desde dentro como desde fuera del vagón y te juro que les devolvía a tortas al anden. En Madrid la gente, por norma general, respeta a los demás en el Metro. Si es posible tratas de no empujar, pides permiso para pasar, sentarte, etc. Si, como digo, en hora punta, no cabe más gente, o cabiendo, condenarías al resto del vagón a ir como sardinas en lata, no me subo (tengo la suerte de tener un trabajo donde por 3 minutos de retraso no me dicen nada). Pero hay otros que se la suda los que vayamos dentro o hayamos, por educación, desistido de subir.
    Son una raza especial.

    # Rotane 27 de January de 2010 a las 11:45

  27. Justo el otro día a un chico se le quedó pillada una mano… ¿No estarías por ahí? :D

    # callie 27 de January de 2010 a las 18:19

  28. -La gente que aprieta el botoncito antes de que se pare el tren.
    -Los garrulos que tienen los altavoces del móvil con el reaggeton de los cojones a toda leche mientras se hacen los guays.
    -La parejita idiota de adolescentes que están con el “ahora te pego-luego me das tú-te vuelvo a pegar” y tú al lado pensando que el siguiente golpe te lo vas a llevar tú.
    – Las viejas o viejos que entran lo ven todo petado y exigen que le cedan el asiento porque nadie lo hace (obviamente como lo van exigiendo por ser viejos no se lo cedo) y se dedicana quejarse en voz alta.
    -Las chonis de barrio bajo con su lenguaje soez, sus piercings en medio de la cara y esas pintas de payas arrepentidas que parecen la mujer de Farruquito.
    – Los babosos que no dejan de mirar lascivamente a cualquier mujer y les hacen saber lo buenísimas que están a voces.

    -Los borrachos a las seis de la tarde con 18 años.

    -El cabeza rapada que va imponiendo miedo/respeto con tan solo respirar y que hace que me baje en la siguiente estación aunque me queden nueve paradas para llegar a mi destino.

    -Las pijas que cruzan sus piernas con el vagón petado impidiendo que nos podamos mover con libertad porque quitan espacio.

    – Los que no se lavan, y no necesariamente son currelas que llegan de su jornada laboral a las ocho de la tarde.

    – Las otras pijas que no dejan de hacer esas pompas de chicle pequeñas dentro de la boca y sin sacarla ocasionando un ruido insoportable.

    -El que está a mi lado y se quiere leer la novela que me estoy leyendo yo.

    – Los perroflautas que se sientan en el suelo aunque esté el vagón vacío pero ellos están hasta en contra de los asientos.

    -El que tiene una prisa que te cagas por salir empujando a los demás para luego comprobar que lo que le urgía a la salida era fumarse un pitillo.

    – Los y las hijas de puta que hacen zancadillas (lo he visto con mis propios ojos) a los demás tanto para entrar como para salir.

    -Los flamencorros que se ponen a cantar o a dar palmas cantando lo último del último jincho musical

    Todos estos y muchos más deberían ser encerrados sin ver la luz del sol durante los restos…y gracias a ellos que propiciaron que me sacar el carnet de conducir y ahora sólo me preocupe por el tráfico y por los garrulos que pueblan las carreteras, pero que al menos, no comparten medio conmigo.

    Y como dice alguiej por ahí: ayer cogí el Metrosur por no poder el coche y me topé con que han creado unas puertas blindadas antes de acceder al metro en plemnas vías para evitar caídas, suicidas o los intentos asesinos de algunos hijos de mala madre, como aquél que tiró a una chavala en la estación de Carabanchel con la consecuencia de que le amputaran la pierna. Ese se merece la pena de muerte, no que le encierren sin la luz del sol.

    Y eso de gente que se queda con la mitad del cuerpo fuera porque ha entrado tarde le pasó a una señora hará unos seis años en el metro de Madrid, creo que en la estación de Avenida de América, que salió tarde del vagón cuando ya sonó el pitido y la cabeza de su bebé de pocos meses quedó atrapada con un final muy triste o alo así.

    El metro de Madrid pocas quejas tiene de mi parte, quizás es la fauna que se ve lo que más mala hostia me produce, no el transporte en sí.

    # Maite 27 de January de 2010 a las 18:41

  29. Alexliam, es obvio que la gente que se salta las normas siempre tiene sus motivos. Los que se saltan los semáforos en rojo y no paran en los pasos de peatones también van con mucha prisa.

    Al Djaziri, coño, ni me había fijado en la e del final. Arreglado.

    Maite, tu recopilación es tan cojonuda que deberían ponerla en los escaparates de los concesionarios de motos. Venderían aún más.

    # Hugo 27 de January de 2010 a las 21:30

  30. Venga, saca a Hitler, lo estás deseando. Que comparación más absurda.

    # Alexliam 27 de January de 2010 a las 21:32

  31. Alexliam, no, lo que es absurdo es decir que quien se salta el pitido es porque lleva prisa. Es tan de cajón como decir que el que roba un banco es porque necesita dinero y no lo quiere ganar honestamente. Yo no pongo en duda los motivos de nadie, lo que pido es que se respeten las normas, que están establecidas para el bien común.

    # Hugo 27 de January de 2010 a las 21:40

  32. Si tienen prisa que salgan antes de casa, que por llegar 15 minutos antes al trabajo no creo que le pongan pegas. Personalmente prefiero dormir si hace falta una hora menos pero vivir tranquilo y no ir como un loco, ojo que habrá casos en que sí tengan prisa, pero la prisa no quita el civismo.

    A petición: Así volviese hitler y los matase a todos.

    # Rarok 27 de January de 2010 a las 21:56

  33. Y yo solo digo que antes de ponerte a juzgar a la gente por una gilipollez tan supina como que alguien retrase dos segundos a lo sumo el cierre de puertas intentaras pensar que puede haber detrás de eso.

    Lo sencillo es llegar y decir “Menudos gilipollas que me hacen llegar dos segundos tarde” y no “Pobre hombre, quizás llegue tarde a algo gordo en el que su futuro o vete a saber que está ne juego”.

    Solo eso.

    # Alexliam 27 de January de 2010 a las 22:14

  34. Vamos a ver, que estamos hablando de perder un metro (sabiendo que en 3 minutos llega el siguiente), no un vuelo transoceánico…

    # Elia 27 de January de 2010 a las 22:21

  35. Tres minutos pueden significar muchísimas cosas según para que.

    # Alexliam 27 de January de 2010 a las 22:22

  36. Querido Hugo:

    Mi exposición no pegaría ni con cola en un escaparate de motos, más que nada porque soy motera y por lo general ese ambiente lo poblamos muy buena gente.
    Sin embargo mi clasificación de la fauna del metro debería estar expuesta en la Constitución tachando a sus integrantes de “criminales en potencia cuyas penas se elevarían a 50 latigazos con sodomización incluida”.

    Siento ser tan brusca, pero es que el Metro de Madrid tiene unos usuarios por lo general que dan para un libro…de esos del National Neographic o movidas por el estilo.

    # Maite 27 de January de 2010 a las 22:38

  37. Yo soy fan de la frase “dejen salir antes de entrar”.

    Por lo que conozco al madrileño medio en general, no sabe leer, porque si hay un lugar en el andén, ése es en el puto medio de la puerta de salida.

    Y te digo una cosa, yo no juego al rugby, pero sé placar, y si te doy con mi hombro puede ser porque casualmente estés ahí en medio. Así que haz el favor y ponte a lun lado, que el tren no se va y es gratis :D

    Metro de Madrid, cuando llueve, bucea :D

    # Ana María 27 de January de 2010 a las 23:09

  38. Este blog lo parte, el Metro es la inspiración de esta internauta.

    # Ana María 27 de January de 2010 a las 23:12

  39. ahora ya sabemos porque un tipo en japon soltó gas sarín en el metro…

    # totingo 27 de January de 2010 a las 23:23

  40. Convoy de la línea 10 del Metro de Madrid: 6 vagones (creo)
    Ocupación media del vagón en hora punta: 150 personas
    Probabilidad de esas personas lleven prisa en hora punta: 75%
    Tiempo de interrupción media tipo “meto el pie que se me cierra la puerta”: 10seg
    Cabrones que efectivamente meten el pie: 1%
    Recorrido de los usuarios de la ´linea 10: 6 paradas

    Resultado = 6 x 150 x 0,75 x 10 x 0,01 x 6 = 405 segundos = casí 7 minutos = Toda una eternidad.
    Si, latigazos con sodomia sería un castigo adecuado.

    # Rotane 28 de January de 2010 a las 10:15

  41. Es curioso la cantidad de gente a la que molesta que alguien entre corriendo al metro mientras o después de que suene el pitido. Juraría que la mayoría son pequeños hipócritas deseosos de subirse al carro de la nueva manía de moda. La verdad es que todo dios acelera en cuanto suena el silbato. La cosa se acentúa si encima el metro que se escapa pasa en horario de baja frecuencia de trenes.

    A esos que se quejan de que la entrada de pasajeros después del toque de silbato retrasa el horario, decirles que a menudo el propio conductor vuelve a abrir las puertas al ver a alguien que se le cierran en la cara.

    Lo único criticable en esto es el aspecto de seguridad, que alguien pueda hacerse daño o que a uno le perturbe la estéticamente hablando, lo que se conoce como manía. Entrar al metro in extremis, en la jerarquía de pecados (manías) como mucho está a la altura de un camarero derramando tu café en el platillo, hacerse de fan de algo en el facebook o reírse como una ardilla. Está muy lejos de pecados más graves (mortales) como llevar el móvil con música a todo volumen, fumar en una parada de autobús o llevar el vespino sin silenciador. En el metro hay cosas mucho más desagradables que esto, como lo que ya han comentado de la gente que se pone delante de la puerta, las mujeres de mediana edad que te arrasan para conseguir sentarse

    Por mi parte me confieso deportista extremo del metro y el toque de silbato, cual pistoletazo de salida, me azuza a correr y no escatimar esfuerzos. Las gente en el vagón, divididos entre los que desean que lo consiga y los que quieren verme fracasar es el mejor público que uno puede tener.

    Un saludo

    G

    # Gordo 28 de January de 2010 a las 15:17

  42. Este post me ha hecho darme cuenta de lo gilipollas que soy, habré leído ese cartel un millón de veces pero por alguna razón nunca se me ocurrió sacarle significado. Cuando sonaba el sifflet (adorable idioma el vecino) hacía la carrerilla de rigor pero nunca me había acordado en absoluto del cartelito este. No era consciente de estar incumpliendo una norma.

    Pero vamos, que lo seguiré haciendo igualmente.

    # Harad 28 de January de 2010 a las 17:53

  43. Q curioso mi mama y mi papa tmbn estudiaron frances en el cole
    mi hermano menor de 14 ahora estudia ingles
    a mi me toco el ingles desde la primaria y a mi hermana tmbn
    vaya como cambian los tiempos
    aproposito que aquello del pie lo voy a probar en proxima ida al metro
    q pinta muy bien el consejo muajajaj

    # Kuddel 29 de January de 2010 a las 00:57

  44. Además, los que decís que esos 3 minutos de retraso (teniendo en cuenta que a veces no son 3, sino 5 o 7) no cuentan de nada… ¿nunca habéis perdido un tren? Yo sí, y no solo fue por perder un metro justo cuando se estaba yendo, también por la lentísima línea 6 que decidía estar parada por lo menos 1 minuto en cada estación. Si hubiese llegado a tiempo a aquel metro y no hubiese tenido que esperar varios minutos, quién sabe lo que hubiera pasado, que al tren es posible llegar justo de tiempo y cogerlo.

    (Evidentemente podría haber ido con más antelación y también hubiese llegado al tren, pero puestos a que ese error ya lo cometí, luego a correr).

    Tampoco entiendo eso que decís de que el metro tarda más por la gente que entra corriendo después del pitido. A menos que se les quede algo pillado, que creo que es poco habitual, el metro va con su ritmo normal.

    # callie 29 de January de 2010 a las 12:48

  45. jajajajajaja maldita sea que risa… LOL el principe de persia es bueno oiste… la vaina es que si las instalan.. al menos nos tienen que dar 3 vidas no? :O

    # Krlos Reyna 1 de February de 2010 a las 00:39

  46. Lo mejor de todo es la pasión con la que los nacidos y habitantes de Madrid y Barcelona hablamos del metro. Los de otras ciudades también, pero para nosotros es como parte de nuestra familia. Yo personalmente ya lo cogía cuando era muy niña porque mis abuelos no tenían coche y además vivían por el centro.
    Reconozco que tengo todos los pecados que se pueden tener en el Metro, aunque eso sí, educación ante todo:

    Jamás empujo (como mucho me acoplo estilo Tetris, y también lo hago para dejar hueco a otros).

    Siempre me echo a la derecha en las escaleras (antes iba por la izquierda, pero es que estoy viejuna). Por cierto, alguien se quejaba de que provocaba reacciones bastante irascibles y que no era obligatorio…pues a mi me suena que sí, que lo pone en las escaleras. Entiendo que si llevas maletas pues a veces no se puede, pero hay gente que los tiene cuadrados, aunque muchas veces tienen pinta de ser gente de paso, así que les perdono como a los que se ven perdidos en la autopista cuando aparecen carteles de direccion a punta pala. Y si quiero pasar pues lo pido, tampoco hace falta rebuznar. En el metro de Londres me quedé parada en un andén porque no teníamos claro por donde tirar y una usuaria autóctona me dijo algo tipo “pero no te quedés ahí, joder” (lo que me han servido las clases de inglés, es lo único que entendí a un londinense). Me sentó bastante mal, sobre todo porque tenía sitio de sobra para pasar la muy borde, así que no me gusta serlo yo con la gente que no usa habitualmente el metro.

    Respecto a todo este lio que da nombre al post : una vez casi me quedo sin medio cuerpo porque iba con mi hermano y a él sí le dio tiempo y a mi no, y lo pasé bastante mal. Por eso prefiero hacer el sprint cuando voy sola. Por cierto, me pasó también en un autobus, la mochila sobresaliendo del autobus como tres paradas por la castellana. Lo que quiero decir es que a veces la gente corre porque no es sólo perder ese metro sino porque luego tiene que enlazar con otro y con otro y con otro y al final sumas mucho tiempo y en Madrid por lo menos vamos estresados porque echamos muchas horas entre curro y transporte y queremos aprovechar el tiempo al máximo. A veces por desgracia no es cuestión de salir antes (no es mi caso, pero si el niño se pone malo o se te jode el coche justo antes de salir de casa poco puedes hacer salvo correr. Y no en todos los trabajos te puedes permitir llegar 5 minutos tarde (como digo, aumula los enlaces y ya son más de 5). En mi caso como digo es por vicio en el uso, aunque normalmente sólo lo hago cuando voy al curro (qué triste, debería hacerlo cuando salgo, que es cuando mi tiempo vale más la pena. Eso de los 3 minutos tomando café, un día no, pero 30 años…al final sumas). En París, por cierto, el metro dice que se cierra y se cierra, y a toda hostia. Os encantaría. Está cerca del Prince of Persia, se cierra a toda leche y además con fuerza (está lleno de pegatinas que te advierten de que te puedes lisiar y de otras que insisten en que cuando uno entra fuera de plazo jode a los demás ralentizando el servicio en global, que es muy rápido incluyendo el cierre de puertas a la vez que suena el silbato) y además si tiras de la palanca se abre en marcha (otro de mis vicios inconfesables, aunque la dejo estirada porque soy consciente de que no se abrirá hasta que le toque. Sin embargo con el botón no me pasa, será porque es moderno…). Eso sí, los metros son bastante viejos, da mucha grima sentarse y huele como si estuvieras en un urinario portatil de feria.
    Por último, jamás me pongo delante de la puerta cuando estoy fuera. Hay dos tipos de personas que hacen esto : usuarios ocasionales y usuarios habituales. Estos últimos lo hacen porque es la única forma de pillar sitio. Dicho eso, si tuvieramos más costumbre de ceder el asiento, podríamos evitar estas carreras loca por pillar sitio. Una amiga me contó que cuando estuvo embarazada un dia pensó “joder, y luego dicen que la gente no lee en España!” (ah, los narcolépsicos selectivos también le gustaron bastante). El otro día iba en un autobus y hice la prueba. Yo iba con un brazo escayolado y fui la única que le ofreció sentarse a una chica con un bombo considerable (no era de esas que dices “no voy a decirle nada, no sea que se haya saltado la dieta y sean gases en lugar de un niño”, estaba embarazada fijo). No lo aceptó porque pensó que lo mio era peor. Aunque creo que debe pedirlo la persona que lo necesite (en lugar de refunfuñar por lo bajo y lo alto), tampoco está mal que de vez en cuando seamos un poco amables, ¿no?

    En fin, que pese a todo creo que tenemos un buen metro, bastante barato (aunque como lo sigan subiendo…) y que lo importante es ser un poco civilizados dentro de lo que esta estresada vida urbana nos permita. Besitos a todos los usuari@s de los metros del mundo

    # Hija del Metro de Madrid 29 de September de 2010 a las 00:48

  47. Esto sí que es escribir una entrada de blog en otro blog… :-D

    # mced 29 de September de 2010 a las 09:59

  48. Madre mia, es verdad, no me dí cuenta de que había escrito tanto hasta después de darle a enviar…es que estoy de baja y me aburro mucho…

    # Hija del Metro de Madrid 29 de September de 2010 a las 15:48