Sólo otro blog infame


Menú


De Elvis a Sonic

Nunca me han gustado los músicos callejeros, o mejor dicho, y por respeto a los músicos de verdad, diré que nunca me han gustado los que tocan algún instrumento en los vagones del Metro de Madrid.

Cuando era pequeño lo habitual eran los acordeonistas gitanos, que básicamente eran unos señores que se limitaban a zarandear el acordeón y dar botones al azar. Lógicamente aquello sonaba realmente mal y siempre pensaba que cuando fuera mayor les daría mil pelas a cambio de que dejasen de tocar y se fueran a otro vagón (cosa que luego nunca he llegado a hacer). Recuerdo que entre toda esa gentuza me topé cuatro o cinco veces con un chaval que recorría la línea 6 con una guitarra cantando canciones de Elvis de forma magistral, variando el repertorio y respetando la duración de cada tema sin interrupciones, si la canción duraba tres estaciones pues duraba tres estaciones. Os aseguro que el tío era inolvidable y dejaba a todo el mundo con la boca abierta, en silencio para escucharle. Cuando finalmente se bajaba del vagón el chorreo de pasta era tremendo, casi todo el mundo se rascaba el bolsillo para agradecerle la inesperada actuación.

Con los años y la evolución de la inmigración en el país los acordeonistas fueron desapareciendo (aunque aún quedan) y el gremio fue llenándose de grupos de flautistas peruanos, de guitarristas colombianos cantantes de boleros y esas otras folclóricas que llevan un carrito con un altavoz de minicadena enganchado a un MP3 del Carrefour y un micro del SingStar. Otra variedad digna de mención, y abucheo, son unos que aparentemente tocan el violín pero que en realidad hacen playback, y se les nota mucho porque ni tienen la vergüenza de parar la música cuando hacen un descanso.

El caso es que toda esta gente cada vez saca menos pasta con sus shows, la mayoría de las veces se bajan del vagón sin que nadie les haya dado ni una sola perra. Y con razón, porque la práctica totalidad han convertido la actuación musical en una mera fachada para la mendicidad y no como una forma de tratar de aportar algo y recibir pasta a cambio.

Insert Coin

Y no, contra todo pronóstico este no va a ser uno de esos posts míos en que sólo critico lo establecido y me quedo tan ancho. No, hoy voy a proponer una solución real con la que creo que se podría ganar dinero dignamente con las actuaciones musicales callejeras, si alguno os dedicáis a esto seguro que le podéis sacar algún partido.

Hoy en día quien quiere lleva consigo la música que realmente le gusta, así que es muy difícil que cantando una canción genérica o de las de toda la vida puedas llegar a gustar al público. Así que creo que la clave para hacer una buena actuación en el Metro (o en la calle) es tratar de ofrecer algo alternativo, algo que vaya directo a la vena remember, como la música de las series de televisión o los videojuegos de los 80. Imaginad por un momento que se sube en el Metro un tío con una camiseta de Alf y una guitarra y se pone a tocar la melodía principal del Sonic, o del Mario, o del Monkey Island, o de la introducción de Beverly Hills 90210, o de Canción triste de Hill Street, etc.

Estoy seguro que quien se ponga a hacer esto obtendrá aplausos y monedas.

# Idas de pinza, Saturday, 23 de January de 2010 a las 02:19

15 comentarios, consecuencia de las altas tasas de alfabetización

  1. Yupi!! el primeto en comentar
    ….. y bueno
    a mi esos tipejos me parecen sacados de mafias mas cuando se ponen a contar la pasta
    y vaya bajada q me das: a mi me toco escuchar a una chika que tocaba el violin y me vas diciendo q es play back…. =_=
    mucho peor que los granjeros y sus cultivos presuntamente con dibujos de OVNIS
    ….
    Yupi!!! el primero en comentear

    # Kuddel 23 de January de 2010 a las 06:01

  2. Está claro que la solución a la crisis está en que den conciertos.

    # marmolillo 23 de January de 2010 a las 08:25

  3. Si los mendigos dan asco, su música no iba a ser menos xD

    PD: Si tocaran “La abeja Maya” o “Marco” yo creo que cantaría todo el vagón xDD

    # Ellohir 23 de January de 2010 a las 08:54

  4. Al publico friki seguro que se lo gana… Lastima que ese publico mucho dinero como para ir dandolo no suele tener… Hay que ahorrar para el proximo gadget ;)

    # Kike 23 de January de 2010 a las 10:11

  5. Esto que planteas ya existe, una vez se subieron dos chavales argentinos a mi vagón y tocaron la canción del Tetris con guitarras y sonaba bien, ha sido la única vez que he soltado pasta a algún músico del metro.

    # Fran 23 de January de 2010 a las 12:14

  6. Bullshit. Hay que profesionalizar los músicos, como hacen en el metro de Londres y París. Hay un cásting para ser músico allí. Como debería ser.

    # Tony 23 de January de 2010 a las 12:23

  7. El otro día iba en el metro aguantando a un pesao y de repente escuché la voz de Dios que decía: “Metro de Barcelona les recuerda que está prohibido realizar actividades musicales sin autorización. La persona que está tocando el acordeón dentro del vagón, por favor desista”.
    Nunca aprecié una alegría tan grande entre los viajeros del transporte público.
    Un poco rollo Iker, pero sucedió tal cual.

    # pínchez 23 de January de 2010 a las 14:51

  8. Hala, creo que he coincidido con el mismo chaval de la línea 6 que tú, la verdad es que es un puto crack que casi me hizo replantearme mi orientación sexual.

    Otra idea sería hacer una actuación sensible al contexto, esto es, ¿que el vagón está lleno de señoras? Pues yo que sé, Nino Bravo, ¿que está lleno de gafapastas?, pues Nirvana o una mierda así genéricamente alternativa, ¿que está lleno de jóvenes normalitos?, pues lo que tú dices, música retro, preferiblemente series de dibujos de los infames 80, la de Dragon Ball por ejemplo lo petaría.

    Madre, qué redacción mía más comatosa.

    # Harad 23 de January de 2010 a las 15:09

  9. Joder, dile a un tipo que no está en situación de invertir en un repertorio y canta en el metro con el altavoz con ruedas, que cante por Sonic o Monkey Island. Y sugerirle a un pianista de metro que toque la sintonía de ‘Beverly hills 90210’ (esto me ha llegado al alma, losepas).

    En Barcelona hay alguno que es una pasada. Creo que es la línea 3 del metro de Catalunya la que tiene (o tenía) un saxofonista de estos de puta madre, que veías que ya dejaba de ser una persona que pretende dar pena. Era, directamente, un músico de verdad, ganándose la vida en un sitio diferente.

    Pero en Madrid veo que no hay tanto nivel xD

    # Hans 23 de January de 2010 a las 18:20

  10. Hay un tio en Murcia que sólo toca la cancion del Tetris y la de la serie “Friends”. Es el amo.

    # Calli 23 de January de 2010 a las 20:59

  11. Harad, no creo que sea le mismo tío, esto que yo contaba en el post es de hace tal vez 15 años. Espero que haya prosperado.

    Hans, es que invertir en su repertorio es precisamente lo que tienen que hacer, es su medio de vida.

    # Hugo 25 de January de 2010 a las 01:29

  12. Hay un tío que está casi todas las mañanas en el metro de ciudad universitaria(Madrid) que toca estupendamente el violín. De las pocas personas por las que merece la pena pararse a escuchar.

    # Iván 26 de January de 2010 a las 13:12

  13. Me acaba de suceder algo grandioso y que me sucede con muy poca frecuencia, aunque generalmente es en este blog. El caso es que sólo de imaginarme al gitano del acordeón me he estado descojonando de risa un cuarto de hora. En mi ciudad no hay metro (y visto lo visto, probablemente nunca lo habrá), y estas cosas me eran desconocidas.

    Pues eso, que gracias por el buen momento.

    # Ana 26 de January de 2010 a las 23:51

  14. Antes había una bohemia cuando las cosas no andaban bien de dinero para algunas personas.
    Los había ganándose la vida en la calle pintando con los dedos, bailando en plan Shakira pero con categoría o haciendo virguerías circenses entre unos pocos.
    Ahora para obtener dinero te ponen la foto de unos niños con un texto que dice “soi povre, tengo siete ijos pequenios y mi a muerto de tifus” que es que te dan ganas de reirte en su cara aunque la cosa no tenga gracia.

    En cuanto a los músicos del metro, yo sinceramente casi lloro con un chino que tocaba ese instrumento de cuerda tan bonito que no sé como se llama, es como el shamisén japonés y que crea una música muy bonita, pues ese chino era una crack y lo vi ya no sólo en el metro sino en la feria de San Isidro o en Preciados y es que paralizaba a la peña.

    Estaba la anciana que tocaba el chotis que era tan viejita que creo que ya habrá muerto, creo que por lástima la gente le daba una buena pasta y se paraba a oirla aunque la buena señora no hiciera otra cosa que darla a una manivela.

    Pero yo me quedo con el negro y el reagge, brutal. En la estación de Arturo Soria, hará seis años más o menos había un negro que tocaba reagge con maestría y te regalaba los oídos con música ya no sólo de Marley, es que se ponía a interpretar a Hendrix que parecía él, os lo juro. Lo petaba.
    Pero no sólo eso, como era un cachondo invitaba a la gente a cantar con él que veías esos embotellamientos humanos en la estación y era por toda la peña que le hacía corro y bailaban, os lo podéis imaginar a peña de todas las edades bailando con el negro, bueno, una fiera. Lo estuve viendo durante cuatro o cinco meses a diario, y tocaba genial.

    Pagaría por ver al imitador de Elvis, qué coño, mataría por verlo. Pero como ya ha llovido espero que le haya ido bien.

    Pero las leyendas de la bohemia callejara son los gitanos con el organillo y la cabra. Ja ja ja La que yo veía de pequeña se llamaba Margarita. La cabra digo.

    # Maite 27 de January de 2010 a las 18:58

  15. Ana, no imaginas la ilusión que me ha hecho tu comentario.

    # Hugo 27 de January de 2010 a las 21:32