Sólo otro blog infame


Menú


Desconfianza

Como ya noticiase ayer emedeme he vuelto de vacaciones, y sí, por falta de previsión no pude dejar programados los posts que prometí. Mis disculpas.

Como venía dejando ver desde hacía bastante tiempo el destino de mis vacaciones ha sido París. Buena cuenta de esto dan las casi 200 fotos que he subido a Flickr.

Foto de París

Hace un rato estaba en la cama pensando que podría escribir para retomar la actividad del blog y me he acordado del tío del agua del Orsay que tiene su propia entrada en Gente de París. Resulta que yo soy bastante desconfiado por naturaleza y dado que además soy racista y prejuicioso pasearme con mi pinta de tourist por una ciudad repleta de argelinos y negros hace que no deje de pensar en que esa gente con mala pinta está esperando que baje la guardia para robarme/aprovecharse de mi.

El caso es que una mañana estábamos esperando en una inmensa cola (que no avanzaba nada) para entrar al Museo de Orsay cuando un vendedor de botellas de agua frías (a 1 euro, algo bastante razonable por cierto) se nos acercó a decirnos algo, que dado mi nulo conocimiento del francés, no entendí. Así que instantáneamente pensé “ya viene el plasta éste a endosarnos el agua de los cojones” por lo que no le hice ni puto caso. Creo que ni le miré a los ojos.

Nos repitió lo mismo y señaló al pase de museos que llevábamos en las manos y hacia otra entrada del edificio. Salimos de la cola (en la que llevábamos 4 minutos) y fuimos a esa entrada desierta especial para los poseedores del dichoso pase, entramos sin problemas. El tío del agua nos ahorró media hora de espera bajo el sol cuando yo sólo quería quitármelo de encima. Al instante empecé a sentirme como una mierda al haber desconfiado de una persona honesta, el mal rollo me duró todo el día. Creo que ni le miré a los ojos.

Finalmente, las dos personas que más problemas me dieron en París fueron un recepcionista de hotel imbécil y una empleada de facturación de Vueling gilipollas; ambos arios cual Cantona.

# Idas de pinza, Tuesday, 31 de July de 2007 a las 10:30

7 comentarios, frikis sueltos

  1. Bueno, nunca es tarde para darse cuenta de que el hábito no hace al monje ;)

    De todas maneras, supongo que es normal desconfiar de un desconocido, sea negro, verde, rojo o amarillo :P

    salu2

    # Lady Madonna 31 de July de 2007 a las 10:46

  2. Normal, si. Y más aún si de francés ni papa. Yo también hubiese desconfiado, pero lo de no mirar a los ojos, no sé. Eso ya es demasiado.

    Feliz regreso, por cierto.

    # ElGekoNegro 31 de July de 2007 a las 11:38

  3. Hombre, no mirarle a los ojos la primera vez que te llama, pase. Pero una vez que ya sabes que te quiere ayudar, o que te acaba de ayudar, pues aunque sea le dices gracias, ¿no?

    Lo malo es que a lo mejor se picaría y no ayudaría luego al siguiente de la cola…

    # emedeme 31 de July de 2007 a las 15:18

  4. Ya lo decia Michael Moore, la plaga de la humanidad es el hombre blanco.

    # Alexliam 31 de July de 2007 a las 15:54

  5. @alexliam. Es peor en el caso que lleve las zapatillas rosa chicle…

    # Pedro Iniesta 31 de July de 2007 a las 16:39

  6. Me parece desafortunado tu comportamiento, pero bueno.. de todo se aprende, a ver si así dejas de desconfiar por naturaleza.

    # Nessa 21 de August de 2007 a las 00:37

  7. Dicen que para eso precisamente sirve el viajar. Y no vale el que te lo cuenten; hay que pasar un poquito de cargo de conciencia por uno mismo.

    Ojalá tengas ocasión de hacerlo mucho y acabes completamente “curado”.

    # David 29 de January de 2009 a las 04:19