Sólo otro blog infame


Menú


El libro que me hizo marearme

No soy muy fan de leer en el Metro ya que el ruido, la luz variable, tener que ir atento a la gentuza que viaja cerca de tus bolsillos y demás hacen que me cueste mucho prestar atención a la lectura. Pero pese a todo hay veces que me lío la manta a la cabeza y dedico la hora y media que paso a diario en el suburbano a algo más que mirar las feas caras de la gente (cosa que daría para un post, lo jodidamente fea que se vuelve la gente normal en cuanto entra en el Metro).

Total, que hace un par de semanas iba de vuelta a casa leyendo Trampa 22 (que tomé recomendado por Pons Asinorum) y a falta de menos de veinte páginas y (no es spoiler) en medio de una descripción tremendamente detallada de como a un tío una bala le había reventado por dentro y como sus compañeros iban descubriendo poco a poco todos sus órganos desperdigados entre la sangre debajo de su uniforme mientras el tipo aún seguía consciente, sencillamente me mareé.

Soy muy aprensivo con los temas de sangre, de hecho ya me había pasado una vez algo parecido, pero esta vez fue completo y estaba solo. En cuestión de segundos dejé de oír y sólo sentía una especie de pitido de ultratumba, empecé a ver “lento”, es decir, como con pocos frames y colores muy pálidos. Decidí bajar en la siguiente estación al ver que no se me iba a pasar el mareo hasta que me sentase un rato y que si no lo hacía iba a terminar en el suelo. Llegué a ésta ya casi sin poder enfocar, todo me daba vueltas, me bajé del vagón, me senté en un banco como pude, agarré mi bolsa en el regazo y bajé la cabeza.

Un par de trenes después (durante los cuales no tengo claro muy bien lo que pasó a mi alrededor) recuperé casi por completo mis facultades y pude volver a casa. Como es lógico me acojoné bastante, pero el caso es que ahí tengo el libro y no lo he vuelto a abrir desde entonces. Sólo me quedan dieciséis páginas para terminarlo y no sé muy bien que hacer, si darle la puntilla o dejarlo así, como aquel libro que me hizo marearme y que nunca terminé.

# Idas de pinza, Monday, 30 de March de 2009 a las 22:44

11 comentarios, se reproducen por esporas

  1. Termínatelo. ¡No dejes que un pequeño mareo te impida llevar una vida normal!

    # Ellohir 31 de March de 2009 a las 00:04

  2. El autor del libro estaría orgulloso.

    # Harad 31 de March de 2009 a las 00:25

  3. La hostia : O Pensé que yo era un marica cuando se trataba de cosas así, pero que te marees por lo que pone en un libro es un grado muy, muy extremo =S

    O sea, que pelis en plan ‘Calígula’ o ‘A nightmare on Elm Street’… Ni hablar, ¿verdad?

    # Nosolomusica 31 de March de 2009 a las 01:15

  4. Nosolomusica, curiosamente con las pelis no me pasa, es tan explícito que me hace más gracia que otra cosa. El problema aquí fue que mi imaginación iba más lejos que el propio texto. Pero sí, soy una nena.

    # Hugo 31 de March de 2009 a las 08:31

  5. Termina de leerlo en tu casa tranquilamente, sentado, sin molestias y con un médico cerca por si te vuelve a pasar. ;)

    # Fran 31 de March de 2009 a las 08:53

  6. Si no lees esa parte no comprenderás el resto del libro. Lo mejor es el final, te lo lees en la cama y Santas Pascuas.

    # marmolillo 31 de March de 2009 a las 09:07

  7. Tendrás que terminarlo tumbado en la cama, por si acaso. El libro me lo apunto, aunque tengo que decidir en que orden en mi interminable lista de libros pendientes…

    # Nesta 31 de March de 2009 a las 09:56

  8. Curiosamente estoy leyendo el mismo libro, apenas llevo 100 páginas y por cierto también como consecuencia de la recomendación de Marmolillo.

    ¿No lo comprarías en la feria del libro antiguo y de ocasión de Recoletos por 5€?

    # shevek 31 de March de 2009 a las 11:18

  9. Puedes pedir a otro que lo lea y te lo cuente. Igual se inventa un final feliz, y cuando te hagas mayor y te enfrentes a tus miedos (si puedes) lo relees tú para saber si tu compañero te mintió. Y taca, post al canto sobre cómo los amigos protegen a otros mintiendo.

    # ElGekoNegro 31 de March de 2009 a las 11:55

  10. Pues no sé como es Catch 22 pero si eres proclive a imaginar las escenas será mejor que no leas nunca el relato “Guts” de Palahniuk. Creo que jamás me ha afectado tanto un relato como cuando leí ese.

    # Carlos Luna 31 de March de 2009 a las 17:38

  11. shevek, no, lo compré aquí.

    Siguiendo las recomendaciones me acabaré el libro, si no vuelvo por aquí es que me he muerto.

    Carlos Luna, te haré caso.

    # Hugo 31 de March de 2009 a las 18:40