Sólo otro blog infame


Menú


Esperar en un Metro con las puertas abiertas

Este tema lo tenía guardado ante la duda de si era el único que lo pensaba y de que es un tema exclusivo para ciudadanos metrizados, pero en vistas de que mi última rallada ha tenido una aceptación cero estoy en la mejor situación para volver a cagarla. Todo el mundo sabe que pasa más inadvertido cagarla dos veces seguidas que cagarla una vez y volverla a cagar pasado un breve periodo de tiempo.

Así que ale, al tema. Con los años he detectado algo absurdo pero que en cierto modo es revelador sobre mi forma de ser y es lo mucho que me jode cuando el Metro en el que voy se detiene en una estación durante un buen rato y deja las puertas abiertas.

Veo como la gente llega corriendo al anden y se mete en el vagón, en mi vagón, que ya está lleno de gentuza y en la que ya no cabemos más delincuentes. Puedo aguantar tener que estar esperando parado, pero lo que me hace hervir la sangre es que las puertas permanezcan abiertas admitiendo a más viajeros. Miro los engranajes de las puertas deseando que de pronto se muevan y todo termine.

Supongo que esto es más o menos normal, a más gente más agobio y se va más incómodo así que mi mosqueo es perfectamente aceptable y no un egoísmo vacío.

Pero es que lo cachondo del asunto es que cuando el Metro se para en un túnel no tengo esa sensación. Durante la espera, el andén de la próxima estación se va llenando de gente que subirá justo cuando el Metro llegue, es exactamente igual que lo que pasaba en mi primer planteamiento y sin embargo no me agobia.

Creo que lo que me irrita es tener que ver como llegan progresivamente, una prueba más de lo de “ojos que no ven…”.

# Idas de pinza, Tuesday, 11 de December de 2007 a las 23:37

11 comentarios, rollo Café Gijón

  1. Nada, la misma sensación que con lo de la seguridad femenina. Aquí no hay metro, y en el bus no me pasa nada de eso.

    # ElGekoNegro 12 de December de 2007 a las 00:13

  2. Es aquello de decir “qué suerte tiene el muy ..aquí su insulto favorito” cuando ves que tú has esperado 20 minutos pelándote de frío o de pie, mientras otros llegan y no solo no tienen que esperar, sino que el tren parece esperarlos a ellos.

    A eso se le suma el hecho de que sueles estar encajado entre el sobaco de un tío de dos metros y la joroba de una ancianita, con lo que, haciendo referencia a aquel anuncio de televisión, tu burbuja está pasando de rojo a un peligroso morado.

    A eso se le suma el hecho de que o llegas tarde al trabajo o quieres llegar a casa lo antes posible, que sumado al retraso casi seguro de 10 minutos que traen los trenes de serie hace que la vena de tu frente parezca la manguera de un bombero.

    Sumado a que, al menos yo, tengo que hacer un recorrido de 40 minutos de pie y cada minuto que el tren está parado (con las puertas abiertas o cerradas) es un minuto más que tengo que estar de pie.

    Vaya, que si fuera Bruce Banner me pondría un poco verde.

    # Mequetrefe 12 de December de 2007 a las 11:44

  3. Pues a mí me jode mucho lo de correr a pillar el metro que ves parado con las puertas abiertas (y crees que está a punto de cerrarlas), bajar a saltos las escaleras, entrar corriendo con esa cara gilipooooollas de gran sonrisa de orgullo y alivio que ponemos todos al entrar en un metro por los pelos… y ver que no arranca!

    Luego te consuelas viendo la misma cara gilipoooooooooollas en los sucesivos conciudadanos compañeros de metrismo.

    # Okok 12 de December de 2007 a las 11:57

  4. Ai sí, pero seguro que os gusta cuando creeis que estais a punto de perderlo y sois vosotros los que subís al metro porque aún está parado. Y molesta lo mismo si se para 20 minutos en el andén, que en medio de un túnel, que en los dos sitios…

    ¡Viva el metro!

    # akirsa 12 de December de 2007 a las 12:10

  5. Lo que mola es que la gente viene corriendo y el metro después sigue allí 5 minutos más.
    O los que no corren y se le cierran las puertas en las narices. Metro life…

    # Adrià 12 de December de 2007 a las 12:13

  6. A mi lo que más me jode es tener que entrar con todos los bártulos cuando está lleno y tienes que empujar para hacerte sitio y que no te esmaguen los delicados objetos de la mochila.
    A todo esto que majo es pillar la linea 10 desde Puerta del Sur, te pillas un sitio cojonudo y te da tiempo a ver un capítulo de anime completo en el trayecto xD

    # Rarok 12 de December de 2007 a las 12:36

  7. jajajaja Otra de tus ralladas con la que caso, que razón tienes… Aunque la verdad es que en el Metro, todo lo que no sea ir sentado tu sólo y casi sin parar hasta tu estación me quema bastante… Yo, como todos los metroviajeros supongo, he estado en todas las situaciones, desde el que espera, el que entra con cara de satisfacción/gilipollas, el que pasa la mochila/bandolera/”bolsa de viaje enorme para entrenar” por la puerta por los pelos… y definitivamente la que más me jode es lo que dices, ver como vas llegando cada vez un poquito más tarde y además un “poquito” más enlatado…
    Ahora, que por el otro lado no me diréis que no mola cuando el “conductor” dice aquello de: “Este tren termina el trayecto en Universitaria… Por favor desalojen el tren…” y justo esa es tu parada… JAJAJAJA Es cuando te vengas de todos los que han visto tu cara de gilipollas al pasar de la linea 10 a la 6 corriendo pensando que te cierran las puertas…
    En fin, historias de metro… cuando haya pasado un tiempo y se haya olvidado este da para un post en “mi blog”.. jejejej

    # Hexmar 12 de December de 2007 a las 18:21

  8. Pues a mí me la sopla que entre más gente, porque lo fundamental es el tiempo, el tema del espacio ya está solucionado: estás en el tren. El cómo no importa.

    Mi idea es que todo tren que tenga las puertas abiertas en un andén debe mantenerlas abiertas hasta que llegue yo, y en cuanto llegue, cerrarlas, para en primer lugar llegar menos tarde a donde tenía que ir y, más importante, para poder descojonarme a gusto de los facinerosos que venían haciendo carrera detrás mío.

    # emedeme 12 de December de 2007 a las 18:59

  9. A mi me pasa lo mismo, y si evito el metro en horas puntas por algún motivo es ese, que esté lleno. Pues tampoco me hace gracia ir con con el vagón lleno; me siento como un grano de arroz en una morcilla de arroz (propiamente dicha).

    # Ryu 12 de December de 2007 a las 19:56

  10. Te entiendo pero no me pasa lo mismo. Yo soy de las que no corre, y si llega tarde por no correr al metro, me da igual. Lo que me da pena es ver a la gente que sí corre y no hacía falta que lo hicieran porque es lo que dices, se tira ahí un rato parado. Me molesta que pare mucho tiempo por el hecho de estar quietos, pero no porque entre más gente.

    # Aeris 12 de December de 2007 a las 22:49

  11. @Aeris: Yo soy de esos tíos que ven que el metro va llegando a la estación y me lo tomo con aplomo y bajo despacito mientras otros se matan a correr porque aún está llegando el metro a la parada… ¿a que mola la cara que ponen cuando descubren que tú que los ibas frenando en su bajada frenética das llegado perfectamente.

    # Rarok 12 de December de 2007 a las 23:01