Sólo otro blog infame


Menú


Gente que se lame el pulgar para pasar páginas

Por lo general las cosas relacionadas con la saliva resultan bastante asquerosas, y sí, he dicho “por lo general”, hay gloriosas excepciones. Pero eso, la gente que al hablar suelta perdigones, los que escupen por la calle y dejan el pollo en el suelo (que entran ganas de estamparles la cara contra su propio gapo y luego cagarles encima), las madres que lamen un pañuelo para limpiar los carillos de sus hijos (diría “retoños” pero la palabra esta reservada para la familia real, de igual modo que “retiro estival”, “retiro invernal” o “retoman sus obligaciones tras su retiro estival en Mallorca que comenzó el día que finalizase su merecido retiro invernal en Baqueira”).

Total, que aún existe algo sumamente asqueroso relacionado con la saliva y es la gente que lame su pulgar para pasar las páginas del periódico. Es algo que nunca he entendido, ¿cuál es el problema de pasar páginas sin más?, vale que a veces se agarran un poco (sobre todo las de los periódicos que muchos llevan los agujeros salvajes de la imprenta en los márgenes del papel) pero todo es plegar la esquina y al momento la página se separa sin problemas. Pues no, hay gente a la que eso no le vale, cada vez que tienen que pasar una página se llevan el pulgar a la boca cual anuncio de Nutribén.

Y, Dios, en ese momento el tiempo se detiene, si tienes al tío enfrente puedes ver claramente cómo su pulgar va rozando las papilas lenguatoriales (porque de “gustativas” deben tener ya poco tras lamer tantísima tinta tóxica y papel reciclado a base de restos de papel higiénico), empiezas a ver todo como la intro de El Club de la Lucha, viajas en el pulgar desde una cámara subjetiva y contemplas como recorre la húmeda hasta quedar lo suficientemente impregnado en babas como para cumplir su cometido de arrastre. Finalmente se precipita contra la esquinita del periódico, transfiriendo con ello toda su carga proteínica y adhesiva a la par de repugnante al papel para arrastrar el pliego y cumplir su misión. Y vuelta a empezar.

Pensádlo cada vez que cojáis un periódico ya leído por un viejecito predifunto.

# Idas de pinza, Monday, 24 de September de 2007 a las 08:07

21 comentarios, amigos del internec

  1. Lo cierto es que es repugnante, pero la mayoria de la gente que hace eso suele ser culta.

    Deberia empezar a usar esa tecnica…

    # Alexliam 24 de September de 2007 a las 09:16

  2. Joder, Hugo, lo de predifunto, sin dejar de ser cierto, es un poco macabro!! Por lo demás, totalmente de acuerdo.

    # El Duque 24 de September de 2007 a las 09:47

  3. A mi siempre me pareció un asco, hasta que mis manos empezaron a desidratarse y ahora parecen un bacalao, la verdad es que algún día lo entenderás, pero es que si no es imposible pasar las páginas…

    # Rarok 24 de September de 2007 a las 10:11

  4. Dios santo! que asco! yo, la verdad es que si que he tenido que lamerme los dedos alguna vez (cuando el metodo del pliegue no me funciona) pero ahora me da muchisimo mas asco!

    # carballo 24 de September de 2007 a las 10:47

  5. Me encantan esta klase de articulos o “columnas de opinion”, muy bien relatado….de hecho casi doy arcadas jejeje

    # roberkolgao 24 de September de 2007 a las 11:24

  6. Me has recordado a el libro de Umberto Eco, “El nombre de la rosa”, seguro que el predifunto terminará con la lengua negra…

    # Lior 24 de September de 2007 a las 12:03

  7. Como comenta Rarok si durante tu día te la pasas pasando miles y miles de páginas el hacer eso evita que termines con los dedos hechos un cristo (en su momento cuando me tocó un trabajo de estos empecé a usar una esponjita húmeda, pero al final a lo que te acostumbras es al efecto “ventosa” que el dedo humedo tiene sobre el papel y que te permite pasar no una, sino docenas de páginas una tras otra a toda velocidad y que no se puede con los dedos secos del todo. El problema es que no siempre tienes la esponjita).

    Lo que me extraña es que nadie haya mencionado que el dedo que se suele lamer (humedecer, realmente. Lo de “lamer” es situacional) es el índice cuando pasas páginas. El pulgar lo humedeces al pasar cosas chicas como billetes o cheques.

    Y bueno, si fuera porque nos dieran asco las cosas por las que otros han pasado no olvidemos que todos los asientos acolchados (cine, autobus, avion) tienen décadas de pedos de todo tipo de gente permeados en la tela y la gomaespuma. Que las puertas de los baños publicos las han agarrado miles de personas con las manos húmedamente cuestionables. Que al cepillo de dientes le cae polvo y ácaros durante el día y que las toallas en la primera secada se vuelven un caldo de cultivo (agüita caliente, piel desescamada, ñam!).

    Ni siquiera me meteré por donde han estado los genitales y las bocas con los que tanto nos divertimos porque ahí me extrañaria que alguien se quejara.

    Yo creo que seguiré lamiendome el índice cada docena de páginas así, cubierto como me siento de que ningún predifunto ha leído mi libro (que periódicos hace años que no leo, mis noticias me gustan fresquitas).

    (y si, ya se que está escrito en coña, no hace falta aclararlo)

    # eduo 24 de September de 2007 a las 12:39

  8. A mí también. Es leer esa historia y me vienen las imágenes más chungas del nombre de la rosa a la cabeza. Hubieras sido un fraile cabrón cojonudo Hugo :-D

    # Kids 24 de September de 2007 a las 13:34

  9. Y ha saber donde ha metido el dedo antes el viejales predifunto, que a ciertas edades las visitas al lavabo son continuas, y no me creo que se lave las manos de cada vez.

    # Oki 24 de September de 2007 a las 14:07

  10. ¿Soy el único al que no le da asco ninguna de las situaciones que has comentado?

    Será que soy un cerdo.

    # auster 24 de September de 2007 a las 15:22

  11. Hugo, tienes toda la razón. Lamerse un dedo para pasar página es una acción repugnante. Casi tanto como escribir un post sobre mocos ;)

    # NaaN 24 de September de 2007 a las 16:35

  12. A mí me daba asco hasta que he leído todas las guarradas que plantea eduo. Somos asquerosos.

    # deprisa 24 de September de 2007 a las 16:38

  13. Se te olvidó mencionar a los que se le forman dos charcos de baba blanca a las comisuras de los labios, eso si que es realmente asqueroso.

    Pero tienes razón, cuando una persona está leyendo y ves que dirige su mano hacia la boca, parece que el tiempo se detiene.

    # juananpol 24 de September de 2007 a las 16:48

  14. Yo solo me lamo el pene. Viva el yoga!
    xDDD

    PD. HOYGAN!

    # Juanan 24 de September de 2007 a las 19:51

  15. Tengo una tía así, y es que cada vez que em pieza con una revista me voy de la habitación, porque es que le estamparía la cabeza contra la pared hasta destrozársela de lo enferma que me pone!

    # Aeris 24 de September de 2007 a las 22:01

  16. JAJAJA, eres genial, tío.
    Me troncho leyendo el párrafo en el que describes “el momento” …
    ¿Has pensado en ser guionista de cine? Seguro que el cine español mejoraría bastante con escenas así.
    Saludos.

    # milana 24 de September de 2007 a las 23:13

  17. pero que malos que somos…
    xD
    gran post

    Por cierto, PREDIFUNTO es una palabra cojonuuuda…

    # Neokrisys 25 de September de 2007 a las 16:24

  18. También te puedes pegar un moco en el dedo para ir pasando de página, así te sirve para varias páginas antes que pierda sus propiedades adherentes.

    # Shard 25 de September de 2007 a las 16:50

  19. Yo odio a la gente que se lame el pulgar (el índice lo he visto menos, pero también les odio -hay bastante odio para todos) y mi madre era del clanm anti-babas-en-papel hasta el punto de montar broncas cuando el vendedor de tickets de autobús se los vendía babeados… ¡y ahora la he pillado con el mismo tic!

    CUanod más lo sufrí era en una época en que tenía un “ayudante” – auxiliar administrativo de 64 añazps, que me colaron enchufado por ser amigo del jefe y cobrando más que yo, su superior. El caboncete se lamía los pulgares para leer el periódico en horas de trabajo, para repartir el correo, para pasarme los sobres del mailing que lograba que ensobrara… y nosotros lo mirábamos con un asco que rayaba la enajenación.

    Él sigue en esa empresa; yo, por fortuna, no.

    # Okok 25 de September de 2007 a las 17:57

  20. Okok: Eso es porque ella se quejaba igual que todos, porque se ve mal. Pero al final tuvo que reconocer que, como limpiarse el culo, tiene su momento, su lugar y su razón. Aunque no se vea bien. :)

    Ya sin coña, no es un tic. Yo empecé a hacerlo cuando mis dedos empezaron a agrietarse en un trabajo especialmente lleno de manejo de papeles. La saliva no es más asquerosa por usarla para pasar páginas de lo que lo es para pasarsela a la persona con la que te besas, o para chuparte una herida en un dedo o la que queda pegada en los cubiertos cada vez que te los metes a la boca. Pensar que es asqueroso hacer esto tiene menos lógica que el que un cabello de alguien sea algo hermoso en su cabeza pero en el momento que se desprende pasa a ser la porquería mayor del mundo.

    Si pensamos mucho las cosas hay cientos que hacemos diariamente mucho más asquerosas, excepto que estamos acostumbrados.

    # Eduo 25 de September de 2007 a las 22:33

  21. Os paso esta colección de imagenes relacionadas que, cuando me ha aparecido en el RSS me ha hecho especial gracia por aquella discusión:

    http://www.passiveaggressivenotes.com/2007/10/08/can-i-lick-it/

    Por lo visto es más universal la aversión de lamerse el dedo por aquellos que no tienen que hacerlo, aunque lo de la cucharilla me ha gustado especialmente.

    # eduo 8 de October de 2007 a las 19:20