Sólo otro blog infame


Menú


Jacinta

Echo la vista atrás y me parecen flipantes los tiempos de parvulario en que tenías un único profesor, que te daba todas las “asignaturas”. Las tareas eran cosas como pintar con ceras Manley (uno de los mejores inventos de la historia) sobre cartón grueso, hacer números en papel charol con un punzón o jugar con plastilina hasta que el color blanco terminaba marrón (cosa que sucedía a los dos minutos).

El caso es que mi profesora se llamaba Jacinta, una señora, calculo, de unos 50 años de edad. Recuerdo que llevaba unas gafas tipo Crispín Clander y que tenía el pelo completamente gris, siempre con melenita y diadema y sacaba punta a los lápices con uno de esos afiladores de tirar, como el que se fabrica una lanza en la jungla.

La cosa es que hace unos días mi madre se cruzó con ella por la calle y Jacinta, más de 20 años después la reconoció al instante. Pero no sólo eso, sino que sabía perfectamente de que la conocía y le preguntó por mí, acordándose de mi nombre y tal. Cuando me lo contaba no me lo podía creer, que una señora que cada dos o tres años tenía 30 nuevos alumnos y que llevaba viendo críos toda su vida se pudiera acordar de mí, sin verme desde 1989 o 1990, me parece flipante.

La verdad es que es una pena lo poco que se viene valorando a los educadores en los últimos tiempos (sobre todo los padres, que son precisamente los responsables de la degradación escolar actual y la desautorización de los profesores). Es normal que cada vez haya menos gente con vocación para estas cosas. Yo tuve mucha suerte.

# Recuerdos del ayer, Monday, 11 de January de 2010 a las 23:11

16 comentarios, les das la mano y te cogen el brazo

  1. Eso de que los padres son los responsables de la degradación escolar actual habrá que verlo, vale que sí puedan ser en un… 70%, pero otra gran culpa la tienen los mismos profesores, que tienen tela, telita tela.

    # Jotaez 11 de January de 2010 a las 23:28

  2. La verdad es que los profesores de Educación Infantil eran los mejores :D

    # Onir 12 de January de 2010 a las 00:13

  3. Con mi profe de preescolar me pasa igual, la veo y me pregunta como nos va a mi y a mis hermanos (a los que tambíen ha dado clase). Lo de los profesores actuales es, ciertamente, culpa de los padres que no solo desacreditan al profesor sino que esperan que los mismos les hagan todo el trabajo.

    # ShadowCC 12 de January de 2010 a las 00:20

  4. No se quien se lo pasaba mejor, si los alumnos o los maestros que no daban un palo al agua.

    # Daniel 12 de January de 2010 a las 01:34

  5. Claro, como no habían estudiado una ingeniería… Saber jugar a las sillas y pintar con ceras y ¡plas! título en mano. Unas oposiciones de pintura de dedos y ¡plas! funcionaria con sueldo pasiempre.

    Así también estoy yo de buen humor :P

    # Ellohir 12 de January de 2010 a las 02:22

  6. Vaya de q me han tocado buenos profes me han tocado buenos profes…
    pero de lo que siempre me acuerdo; cuando mi mama me cuenta que la maestra “Maritapia” (asi se llamaba mi profesora de la primaria) me ha mandado a saludar, o esa tipica anecdota de estaba haciendo las compras y mira a quien me encontre…. ya saben el resto
    bueno a mi siempre q me vienen con esa historia…
    me acuerdo perfectamente bien del terrible jalon de orejas que me dio un dia antes del fin de curso por hacer llorar a una niña y en frente de todo el grupo
    =_=

    # Kuddel 12 de January de 2010 a las 06:42

  7. Caso similar. A mediados de los ochenta, un profesor al que llamaremos C (uno de los tres mejores que he tenido en mi vida) me dio las asignaturas “de ciencias” de los tres últimos cursos de EGB. En el 2003, me encontré casualmente con C en una conserjería de educación y me reconoció, cosa que yo quería evitar (por otros asuntos). Ahora mismo estoy temiendo que sea lector de este blog, lea este comentario y vuelva a reconocerme ¬¬

    Y sí, la profesión de educador debería equipararse a la de corresponsal de guerra o guardia civil en ciertas zonas. La falta de respeto por este gremio es uno de los principales indicadores de la caída en barrena de una sociedad.

    Por cierto, en el lector de feeds pone “Jacinta” seguido de “Pechugas…” y ya no me he podido quitar de la cabeza que ibas a hablar del recuerdo de una señora madurita de increibles y turgentes mamas.

    # mced 12 de January de 2010 a las 07:31

  8. Mi profesora se llamaba Reme y, al igual que tu, un día que me la crucé me reconoció. Yo creo que los profesores se acuerdan mejor de los alumnos antiguos porque lo recordarán como “los buenos tiempos”.
    De todas formas, si cuando ibas al parvulario vestías una camisa (o en su defecto un “babi” de esos de tela cutre para que no te mancharas con esos grandes inventos como la pintura de manos) morada…Pues no sé, yo creo que marca.

    # Michael J. Fox 12 de January de 2010 a las 07:33

  9. Si se acuerda de tí después de tanto tiempo, es porque eras muy bueno, o muy malo. Fijo, fijo. Que conste que, leyéndote como lo hago, apuesto por la primera opción. No me creo que uno de mis malos alumnos termine escribiendo así. Aunque el tiempo me lo dirá, supongo.

    Respecto a las culpabilidades, me inclino por darles el mérito a los padres. Bien es cierto que entre el gremio de maestros hay algunos que telita tela. sí, vergonzoso. Maestros incompetentes hasta rayar la subnormalidad más profunda, otros que no piensan más que en no hacer nada y escaparse del colegio cuanto antes, otros que van de baja en baja y tiro por que me toca, y así seguiría un buen rato, pero no merece la pena.
    Vale, el gremio está tocado, pero es que entre los padres… ¡Lo que cuesta encontrar unos padres que no malcríen en uno u otro sentido a sus retoños! Que nadie se me ofenda, que quizás yo no sea capaz de hacerlo mejor si algún día la cigüeña llama a mi puerta, pero viendo lo que veo cada día desde hace varios años, lo tengo más que claro. Además, se ha generalizado la idea del odio porque sí a los profesores, desacreditándolos en la dura tarea de enseñar y educar a los alumnos, ya que sus padres no se preocupan más que de sacarles la cara (con o sin razón) ante cualquier contratiempo y comprarles la plei, la güi, y todas las mamarrachadas que anuncian en la tele. Lapiceros y cuadernos no, pero mamarrachadas todas.

    Y al que dice lo fácil que es sacarse magisterio, le tengo que dar la razón. Quizás por eso hay tan bajo nivel entre el profesorado. Lo de las oposiciones ya me ha llegado al alma, porque acabo de obtener unas después de seis años de trabajo, y no creo que nadie me haya regalado nada. Sí, estoy feliz de ser funcionario para toda la puta vida, que para eso me lo he currado, y creo que con más méritos que algunos otros.

    Y ya por último, si alguien es tan valiente de aceptar el reto, que se venga un mesecito conmigo al colegio a jugar con plastilina, que va a flipar en colores…

    Cierto es que cada uno cuenta la feria como le va, pero por ahí sí que no paso… Cuánto mejor nos iría como en Finlandia, con un istema de acceso mucho más duro y competitivo para ser maestro, pero con un concepto de ellos mucho más digno del papel que realmente desempeñan en la sociedad. Por si alguno no se ha enterado todavía, nuestro papel no es el de distraer a los niños mientras sus papás ganan dinero para comprarles otro videouego, sino el de educarles y formarles. Y claro, si desde casa no ponen más peros que ayudas, el futuro de sus hijos (que no el mío) está bastante jodío. El tiempo le dará la razón a quien la tenga.

    # Alvarodelcastillo 12 de January de 2010 a las 07:48

  10. Eso es que quería follarte.

    # Alexliam 12 de January de 2010 a las 08:37

  11. No todo el mundo se atreve a decir algo así!

    Los padres pasan del todo y por lo tanto no se preocupan de ir a hablar con el profesor si no es estrictamente necesario, los profesores viendo el interes pasan también del todo, y al final las clases solo son una sucesión de minutos para desaparecer de la clase.

    Es todo una gran bola, mi madre iba más o menos regularmente a hablar con los profesores, y no por nada en especial, decía que había que mostrar interes, al menos si creo que es necesario cuando somos unos mocos y estamos en fase de educación.

    Saludines.
    YoMisma

    # YoMisma 12 de January de 2010 a las 10:59

  12. Los padres actuales no están preparados para ser padres, se piensan que el ser madre o ser padre es pasear a la nena o nene a que lo vean los vecinos (es un ejemplo) pero ni de coña como mis padres.
    La culpa del fracaso escolar la tienen los padres y los alumnos también, pero los progenitores de los energúmenos de hoy día se piensan que los docentes les van a hacer todo el trabajo.

    Querido Hugo, hablando de padres sin pajolera idea de serlo, a ver cuando hablas un día de esas chonis con bombo, niñatas que no tienen ni 27 años y ya van con la tripa., ganas de casarse para pillar al tonto de turno y sin dar palo al agua. Que son muchas.

    Por cierto, yo ni loca tendré hijos, de ninguna manera, no quiero que se crían con la jauría que hay ahora por ahí.

    # Maite 12 de January de 2010 a las 13:49

  13. Mi madre lleva des de los 18 años enseñando, y va camino de 50. Y es muy típica la situación de ir a una tienda, a una caja, al gimnasio… y el dependiente o cajero o monitor de aeróbic de turno le dice “perdone, usted fue mi maestra cuando yo tenía 8 años”. Y claro, el individuo/a ahora tiene 30 y ella no lo reconoce por nada.

    Que sacarse el magisterio es fácil, totalmente de acuerdo. Mi madre se lo sacó mientras trabajaba a jornada completa y me criaba a mí, aprobándolo todo a la primera, y no es ninguna eminencia intelectual, sólo es que es una carrera sencilla.

    Ahora, que nadie diga que tener 25 críos de 3 o de 6 o de 11 años es algo fácil. No sólo hay que conseguir que no se desmadren (volved a pensar, 25 críos juntos… cuando no 30) sino que aprendan cosas útiles y, cuando viene la Generalitat a hacer las pruebas de competencias básicas, la escuela no quede fatal. Y entre estos 25 hay un Mohammed y una Chiang-Lo y una Mariela Carlota, (o 15) por ejemplo, que en el mejor de los casos ya saben castellano, pero muchos no, y en su país de origen alguno no estaba ni escolarizado, más los que no por immigrantes sino por ser un poco más lentos también necesitan atención especial, más los que son de una familia poco estructurada o una circumstancia X o Y y son un poco rebeldes, más los que intentan aprender cosas sin que los demás les molesten… Y las maestras de parvulario todavía tienen que limpiar culos después de ir al baño, no lo olvidemos, no todo es pintar con ceras. Sacarse unas oposiciones tampoco es fácil. Por lo menos aquí siempre hay infinitos aspirantes más que plazas.

    Y el horario laboral va más allá de 9 a 5, hay que hacer la programación didáctica del curso, a fin de trimestre redactar informes y luego las actas del curso. Todo esto, Inspección se encarga de revisar que se haga correctamente.

    Hay oficios donde se trabaja muchísimo menos, y hasta se cobra más, pero nadie desprestigia tanto.

    # NaaN 12 de January de 2010 a las 17:21

  14. Hola Hugo:

    Yo soy profe y quizá es que llevo poco tiempo (6 años) dando clase, pero me acuerdo de todos mis alumnos. Incluso me acuerdo de los que les he dado clases particulares o en academias previamente a aprobar la oposición de Secundaria.

    Un saludo.

    # Meredith 12 de January de 2010 a las 17:25

  15. Por cierto totalmente de acuerdo con NaaN. Es un oficio que sólo conoce el que lo desempeña. Yo no acabo a las 2.30 cuando termino en el instituto: siempre tengo ejercicios o exámenes que corregir, exámenes para preparar, temas que prepararme…

    # Meredith 12 de January de 2010 a las 17:34

  16. pues sucede igual a la profesora (aka en Colombia, ‘la seño’) de mi cachorrita… apenas la ve, la reconoce, la llama por su nombre y todo… y eso que ahora esta trabajando en dos colegios publicos, dictando clases, minimo como 60 estudiantes por salon…
    como lo hacen? eso es amor al trabajo
    y cuanto agradezco que mi pequeña haya podido tener tan excelente profesora…

    # Leona 8 de April de 2010 a las 06:26