Sólo otro blog infame


Menú


La delgada línea entre la embarazada y la gorda cervecera

Vuelvo al Metro, llevaba casi todo el año casi sin pisarlo y las veces que lo hice fue en la mejor compañía, de modo que tenía una visión bastante alterada respecto a lo que siempre había sido para mí el Metro de Madrid. En estos días, chupándome 50 minutos de ida y otros tantos de vuelta en horas punta he podido recordar esos pequeños elementos que siempre me enamoraron del suburbano, los vagones llenos, los sudores, la falta de ventilación y el cada vez más recurrente y superficial (además de racista) pensamiento recursivo que hace sonar en mi mente “si en este vagón no hubiera 50 inmigrantes iría sentadito de puta madre”, etc. etc.

Algo muy molón del transporte público en Madrid es que si coges a 10 viajeros al azar es más fácil que encuentres un iPhone desbloqueado con una tarjeta de Airtel o una ficha policial en blanco que un poquito de educación a la hora de ceder el asiento a los que lo necesitan más.

¿Y quienes lo necesitan más?, pues para mí está claro, viejetes y viejetas, gente con muletas o bastón (ciegos incluidos), niños pequeños si considero que tienen alma cándida (sí, dispongo de un módulo mental capaz de determinar que clase de niños merecen mi asiento y cuales merecen supervisión policial) y, por supuesto, las embarazadas.

Y hasta aquí todo perfecto, siempre que puedo me siento (aunque nunca he sido de meterme a toda leche para conseguir sitio) y si aparece uno de los casos descritos antes cedo mi asiento y listo. Pero claro, aunque parezca una gilipollez a veces no resulta tan fácil reconocer a una embaraza de pocos meses (o preñada, o mujer dejada p’alante) debido a la existencia de la gorda cervecera.

Mucha gente es gorda, no pasa nada, pero la gordura generalmente se distribuye por todo el cuerpo, piernas más gruesas, brazos que parecen piernas, cuello michelinudo en cuyos pliegues podría colocarse toda la colección de discos de oro de Sinatra y cinco dedos rechonchos en cada mano. Repito, no pasa nada, se les reconoce sin problemas. Pero hay un tipo de gorda que se vale del consumo desmesurado de cerveza (de oferta) para lograr que sólo sea su barriga la que engorde, dotándola de un aspecto similar o, en los casos más problemáticos idéntico, al de una tía embarazada.

La presencia de una mujer embarazada/posible gorda cervecera es todo un problema, tu estás sentado y la ves entrar, con su pantalón elástico subido hasta el perímetro de su “cintura” pero sin el clásico peto vaquero que toda embarazada debería vestir para facilitar su identificación. Total, que aunque no tengas muy claro si es una mujer en estado (adoro esa expresión, por cierto) o una simple bebedora compulsiva, te ves obligado a ceder tu asiento pensando en el caso de que sí se trate de una señora con premio en su interior. Pero claro, ¿y si no lo es?, la gorda podría ofenderse de que le cedas tu asiento confundiéndola con una embarazada, tal vez tenga sentimientos y la hieras si le dices el clásico “siéntese aquí, ¿va a ser niña o latink king?” de modo que hay que actuar de modo alternativo y levantarse sin decir ni pío como si te fueras a bajar en esa parada pero tratando de hacer cobertura para que a la posible embarazada no se le cuele ningún canihijodeputahabríaquematarlosatodos y le robe el asiento reservado.

La cesión de asientos de forma no hiriente es un noble arte que me ha llevado años desarrollar. Ahora, en cuanto pueda poseer mi anhelada Vespa les van a dar por culo a todos. Yo voy avisando.

# Idas de pinza, Thursday, 20 de September de 2007 a las 19:34

23 comentarios, imagino que habrá habido una fuga en un penal

  1. ¡Qué sarta de mentiras! Hay incluso un párrafo que son todo mentiras y no solo trozos.

    La cerveza no engorda, es una bebida isotónica muy rica en vitaminas del grupo B y antioxidantes además de un gran poder rehidratante. Si las gordas esas están gordas será por la fritanga, los embutidos y bocatas con alto contenido de grasas poliinsaturadas con la que acompañan la cerveza.

    Como Barón de la Birra exijo una rectificación o lo de Maryfer y sus secuaces va a quedar en nada.

    ¡Hereje!

    # Baron de la Birra 20 de September de 2007 a las 19:46

  2. ¡Viva el Baron de la Birra!

    # auster 20 de September de 2007 a las 20:28

  3. Viva! aunque hay que reconocer que tal vez no estén gordas por la birra, sino por la tapa que viene con la birra!

    # carballo 20 de September de 2007 a las 21:25

  4. Quitando que comparta o no tu opinión me encanta la cantidad de recursos literarios que utilizas XDD, me quedo con la frase de “¿va a ser niña o latink king?” me la apunto para cada vez que vea una gorda XDDD

    # Rarok 20 de September de 2007 a las 21:37

  5. A mi lo que me ha pasado alguna vez es que unas vecinas gorditas que tengo no sabía cuando estaban emabarazadas y entonces nunca les podía felicitar XD

    Por cierto, el peto vaquero es super incómodo:
    1. Es vaquero y tienes una barrigoncia brutal.
    2. Para bajarte un peto todo el rato cada vez que el feto te aprieta la vejiga es un rollo la verdad.

    Yo prciero una camiseta ancha o un vestido xD

    Por lo demás… tienes toda la razón ú_u

    # Bea 20 de September de 2007 a las 22:05

  6. La fijacion que tienes ultimamente con los gordos empieza a tocarme los cojones.

    Con respecto a ceder el sitio a las viejas, me niego segun cuales sean. Si van arregladas y tienen pinta de llevar toda la tarde de tiendas les van dando por culo, yo puedo estar igual de cansado que ellas o mas.

    # Alexliam 20 de September de 2007 a las 22:42

  7. Pues el próximo post que tenía preparado se titulaba “GORDOS DE HOY”, pero nada, lo tiro a la papelera de reciclaje del WordPress.

    # Hugo 20 de September de 2007 a las 22:43

  8. Evidentemente puedes escribir lo que te salga del teclado, otra cosa es que toques los huevos mas de la cuenta.

    # Alexliam 20 de September de 2007 a las 22:46

  9. Las embarazadas que pidan el asiento, así de fácil.
    Sólo hay que mirar las estadísticas para ver que hay muchas más gordas que embarazadas.
    Un embarazo de pocos meses no es la tortura de Prometeo.

    # marmolillo 20 de September de 2007 a las 22:56

  10. Esta misma semana me preguntaba lo mismo al ver a más de una mujer y no saber si estaba embarazada o es que era así. Una se queda sin moverse no sea que le dejes el asiento por estar embarazada y se ofenda porque en realidad no lo está…

    # Aeris 20 de September de 2007 a las 23:08

  11. No te preocupes que por muy gorda que esté y por muy poco preñada que esté el asiento te lo va a agradecer, toda esa grasa no le ayuda a flotar en el aire XDDD

    # Rarok 20 de September de 2007 a las 23:29

  12. “Siéntese aquí, ¿va a ser niña o latink king?”

    Sólo por esto ha merecido leerlo.

    # ElGekoNegro 21 de September de 2007 a las 00:09

  13. Este estilo de post lo dominas perfecto… que buenos posts..

    # ochoa 21 de September de 2007 a las 00:20

  14. No sé si será cierto, pero en una guía de viaje ponía que en los paises nórdicos un viejete se podía ofender si le cedías el asiento porque entonces lo estabas considerando viejo. No viviste nada parecido en las tierras del norte?

    # yomismo 21 de September de 2007 a las 11:05

  15. A mi me cedieron el sitio una vez enla guagua, la moda del corte debajo del pecho es muy traicionera!

    # ms. Tibbetts 21 de September de 2007 a las 11:43

  16. Odio cuando viajo en transporte público tener que estar pendiente de si aparece alguien a quien debo cederle el asiento (quienes ni siquiera te lo piden, uno tiene la obligación moral de darse cuenta). Para evitarme esto, siempre trato de sentarme lo más alejado que puedo a los asientos reservados para discapacitados, o lo más lejos que puedo de las puertas.

    # Boro 21 de September de 2007 a las 21:55

  17. Sigue dando caña a los gordos, no te cortes. Cuanto más palos nos dan, más nos crecemos en el castigo.

    # Jean Bedel 23 de September de 2007 a las 09:00

  18. Joder, yo creía que era el único que cedía los asientos. Coincido con Rarok: no importa si está o no embarazada; si tiene sobrepeso, necesita más la silla que yo. Lo mismo con la gente que viaja con un niño/a pequeño/a: “mamá, bracitos”. Los niñitos se cansan enseguida y de verdad que pesan más de lo que parece.

    Y lo mismo con una persona que va cargada de bultos (aunque sean bolsas del Zara, Alexiam, seguro que está más cansada que yo que vengo de dar una vuelta por los aseos del Corte Inglés).

    A los críos de los que nuestro sexto sentido nos informa de lo abultada de su ficha policial, jamás hay que cederles el asiento (total, se van a sentar como los animales, poniendo los pies encima de la silla y a su madre-en-libertad-condicional no le va importar). Esos niños pueden sentarse igualmente en el suelo.

    Por todo ello, mientras siga peinando pocas canas, mi mayor obsesión cuando subo al metro (a parte de ponerme detrás de un niñato guapetón cuando el vagón va hasta arriba y así restregarme a gusto), es la de pillar un asiento rápidamente, antes de que lo haga una pedorra de las que jamás ceden el asiento a nadie, y así garantizar la existencia de un asiento reservado para quien lo necesite más que yo: persona mayor, gorda, embarazada, cargada de bultos, o lisiada.

    Antes de levantarme establezco contacto visual con él/ella y le pregunto, con un gesto, si quiere ocupar mi asiento. Si me dice que no, me quedo sentado. No sería la primera vez que luego te sueltan “no, gracias, me bajo en la próxima” y la pedorra de antes aprovecha la ocasión para sentarse ella.

    HUGO: recupera ese post de la papelera. Es tu blog, no el de Alexiam (que tampoco tiene desperdicio, por cierto).

    ALEXIAM: Deberías estar acostumbrado ya a ello. Los gordos somos diferentes, qué duda cabe, coño, y esta grasita que esconde mis sin duda magníficos abdominales y que tanto placer me produce acariciar, nos provoca más inconvenientes que ventajas. Lo que tenemos que hacer (yo al menos es una de las cosas que llevo anotadas en mi PDA con prioridad uno) es subirnos al metro detrás de Hugo y restregarnos bien. A ver si al fín conseguimos que este metrosexual indefinido huela por fín a hombre, coño.

    # Pijus Erectus 24 de September de 2007 a las 12:09

  19. Pijus, hacia tiempo que no te leia tio, que alegria :)

    Y por cierto, es Alexliam :)

    # Alexliam 24 de September de 2007 a las 12:14

  20. vaya sarta de mentiras, las mujeres gordas algunas no lo somos por comer fritangas como dice una por aqui, la cerveza como toda bebida con gas , engorda, aunque tenga otras propiedades que veneficien la salud.
    las embarazadas no deberian llevar un cartelito en la frente de EMBARAZADA para que un especimen del submundo como el que a escrito esto las reconozca.
    sobre la gordura te dire que sigues los estereotipos de la persona gorda, y no es asi, yo misma estoy gorda y mis dedos no son ni lo mas minimo rechonchos, mas bien diria que son largos y normales, no estoy asi por comer hamburguesas solamente , y tengo un cuello precioso en el que no podrias poner un solo cd por que no lo aguantaria. y te repito por ….. vez que estoy gorda.
    veo muy poco cerebro por aqui, cosa que me hace pensar el poco peso de su cuerpo, ¿las neuronas de vacaciones?
    me gustaria ver la cara de muchos de los que han puesto aqui sus opiniones, aunque por sus palabras egocentricas y sin un apice de humanidad ni sabiduria por ninguna parte se hace notar que son algunos de ellos los tipicos que en el cole les pegaban por empollones, que se refugian detras de un ordenador para hacer pagar al mundo con su pobre vocabulario las perrerias que les hicieron en la infancia, seres virgenes en todos los sentidos , aislados del mundo exterior y con la unica vida social de un ser introvertido,soso y sin vida amorosa, pajeandose por internet viendo paginas guarras o chateando y haciendo “cibernovias” ¿que es eso? una novia es alguien a quien quieres , conoces, besas, acaricias, vas al cine……. no una conversacion con quien sabe quien será el que esta al otro lado de la pantalla y que quizá nunca llegaras a conocer.
    salir, hacer amigos, ligar, hacer una vida normal y vereis como no todo el mundo es igual.
    que pena.

    # sara 17 de October de 2008 a las 13:06

  21. sara, tu comentario nos veneficia a todos mucho.

    # Hugo 17 de October de 2008 a las 16:52

  22. A mí me ha molado la parte en la que insulta con resentimiento sacando tópicos sobre informáticos.

    Estimada sara, a diferencia de ti, nosotros no tenemos un problema con que estés gorda. Un consejo: supéralo.

    # Ellohir 18 de October de 2008 a las 19:43

  23. Alexliam, lo siento, no leí tu comentario en su día y seguí llamándote mal. Pero ya he tomado nota. He tomado medidas para que no se repita: Me he puesto un monitor más grande, he cambiado de gafas y de oculista.

    # Pijus Erectus 2 de June de 2009 a las 20:56