Sólo otro blog infame


Menú


La extraña sensación de que te caes… al váter

Hace dos días Javi Moya hablaba de esa sensación que se produce cuando estás durmiendo y de pronto parece que te fueras contra el suelo, cuando en realidad no te has movido. La explicación científica no está del todo clara pero parece que nos ocurre a la mayoría.

Pero yo voy a hablar de otra caída al vacío un poquito más escatológica.

La cosa es así, te levantas a las cinco de la mañana con el estómago revuelto, las legañas apenas te permiten abrir los párpados, tan sólo ves un pequeño hilo de luz suficiente para guiarte en la oscuridad hasta el cuarto de baño.

Das la luz del baño, un craso error ya que el fogonazo de las bombillas te aturde por completo. Y justo aquí llega la clave de todo, necesitas hacer aguas mayores así que levantas la tapa de la taza del váter pero sin darte cuenta levantas también la subtapa (¿cómo se llama eso?, el asiento vamos).

Subtapa del váter, o como se llame

Entonces te bajas el pantalón del pijama, los gayumbos a la altura de los tobillos y te dispones a sentarte dejando caer grácilmente tu peso sobre el asiento ¡que has levantado sin darte cuenta!.

Lo que viene después es por todos conocido, vas bajando el trasero hacia la taza ajeno al destino que te aguarda hasta que se produce una de las sensaciones más desagradables de la vida.

Durante una milésima de segundo te das cuenta de que la subtapa no está dónde debiera y que te estás cayendo al vacío, pero ya es tarde para reaccionar. Irremediablemente tus muslos/nalgas acaban contactando con la fría porcelana lo que te hace despertar por completo.

El día ya no tiene solución, será horrible por más Donuts que te zampes.

# Coñas marineras,Idas de pinza, Saturday, 29 de April de 2006 a las 16:34

9 comentarios, debe haberse caído Twitter o algo

  1. Me ha encantado eso de “subtapa”.

    # MiraRuido 29 de April de 2006 a las 16:49

  2. Hombre, los donuts no te los comerás porque te recordarán a la maldita subtapa que levantaste.

    # Fran 29 de April de 2006 a las 19:12

  3. jajajaja, muy buena historia, eso si que nos ha sucedido a todos, y no la extraña sensación que cuenta Javi Moya. Y habrá que investigar como se llama realmente la subtapa.

    # Churumbo 29 de April de 2006 a las 21:04

  4. *aplausos* un articulo simplemente maravilloso XDDD lo que mas me a gustado a sido la ocnclusion final, sin lugar a dudas genial.

    “El día ya no tiene solución, será horrible por más Donuts que te zampes.”

    saludos

    swaze

    # swaze 29 de April de 2006 a las 22:56

  5. Jajajajaj, mu wueno !!!

    La verdad es que nunca me he preguntado cúal es su nombre :S Ahora ya me dejaste con la mosca detrás de la oreja…

    p.D : Yo también conozco esa sensación

    # Onir 30 de April de 2006 a las 01:36

  6. Realmente grandioso, y mi madre preguntandome que de que me rio.

    # Alexliam 31 de August de 2006 a las 17:41

  7. Genial.

    # Ellohir 2 de November de 2006 a las 00:19

  8. Como tengas uno de esos retretes en los que el nivel del agua queda bastante alto, no es que “tus muslos/nalgas acaban contactando con la fría porcelana”, es que metes el culo en el agua hasta el corvejón.

    Graciosísimo.

    # Langas 13 de November de 2006 a las 21:03

  9. Sentarte cuando la subtapa no está bajada implica salpicón en las nalgas. Si os acostumbrarais a bajarla siempre (tópico) éso no pasaría.

    # Patricil 28 de November de 2008 a las 23:46