Sólo otro blog infame


Menú


La planta baja de El Corte Inglés

Parece mentira que hayan tenido que pasar más de 250 entradas hasta que me he decidido a abordar este tema. Me refiero a la planta baja de El Corte Inglés, una de las pocas cosas que se mantienen exactamente igual desde que tengo memoria.

Vas por una alborotada calle repleta de fiebre consumista cuando un impulso te fuerza a meterte en ECI (abreviatura que podéis ver en las cajas registradoras), al cruzar la puerta un chorro de aire vertical te recorre el cuerpo, si es invierno el aire es caliente y si es verano el aire es frío pero la cuestión es que siempre hay una cortina de aire en la frontera de este microclima.

Mientras tu cuerpo se recupera del fogonazo térmico (1 de cada 10 ancianos no sobrevive) ves a esos empleados de la puerta vestidos de terciopelo rojo cual botones Sacarino junto a un segurata que te mira por encima del hombro con la única intención de que te sientas como un delincuente.

Esta vigilancia al cliente es directamente proporcional a las pintas de pobretón que tengas. En la planta de discos esta presunción de culpabilidad alcanza cotas máximas pero me estoy desviando del tema de hoy, la planta baja.

Así que tu sigues andando, fingiendo que no te afecta en absoluto la autoridad y cuando llevas cinco pasos te das cuenta de que nunca debiste haber entrado en ECI.

Antes de que puedas reaccionar a lo que se te avecina quedas sumergido en una nube tóxica provocada por la megasección de perfumería. En navidades se puede percibir a simple vista sin necesidad de usar un contador Geiger.

Esa masa de aire olorosa debería ser analizada por sanidad, ¡eso no puede ser inocuo para el ser humano!. Es una mezcla de la totalidad de las fragancias dulzonas que sólo compran las señoras de collares (ya que camuflan más que las Tena Lady) con una concentración de 1.000.000 de particulas por millón que hacen imposible respirar normalmente.

Por suerte la percepción de la peste desaparece a los pocos minutos. Pero es una ilusión, en realidad esas malignas sustancias se han albergado en tu cerebro para acompañarte a lo largo de toda tu visita.

La conspiración

A decir verdad, tengo la firme sospecha de que todo forma parte de un maquiavélico plan orquestado por ECI para drogar a la clientela por vía nasal y así metérsela dobladita con mayor facilidad.

De no ser así, ¿qué sentido tiene poner la perfumería nada más entrar?, ¿a alguien le gusta ese olor?, ¿cómo pueden mantener un negocio rentable con semejantes pérdidas por evaporación?, ¿usarán las mismas técnicas en las Apple Store?.

Demasiados interrogantes para un solo hombre, esta noche, en Cuarto Milenio.

# Idas de pinza,Paranoic Man, Monday, 22 de May de 2006 a las 13:30

10 comentarios, debe haberse caído Twitter o algo

  1. Tienes razón Hugo. A mi ese olor me produce un dolor de cabeza muy intenso que me dura el dia entero! Eso no tiene que ser bueno….

    # Murdock 22 de May de 2006 a las 16:29

  2. ¿Y cuando pasas por delante de una tienda Body Shop? Puarggg…

    En el Apple Store no se, pero en el KaDeWe si que hay ese mismo infierno para la pituitaria.

    # Malkav 22 de May de 2006 a las 18:56

  3. Yo creo que forma parte de un plan premeditado para detener a posibles ladrones: cualquiera que robe algo y salga corriendo con ello, dejará un rastro que hasta el segurata más inepto será capaz de seguir y podrá detener al ladrón en su guarida/madriguera.

    # Misslucifer 22 de May de 2006 a las 18:59

  4. La teoría de Misslucifer es de lo más posible, tanto que me asusta que esa sea la realidad.

    Y el pestazo de las tiendas The Body Shop es sólo comparable a esas otras tiendas de jabones para gafapastas con nombres tan guays como EN-JABON-A-2 y cosas así.

    # Hugo 22 de May de 2006 a las 19:02

  5. xD Que bueno, nunca lo había pensado pero tienes toda la razón. Es una conspiración en toda regla, solo espero que Iker Jiménez nos aclare el tema.

    # JakCore 22 de May de 2006 a las 21:12

  6. ¿Han secuestrado a neok?

    Inquietante cuanto menos que no haya aparecido por aquí… ¿Estará charlando con Friker?

    # hastrakan 23 de May de 2006 a las 00:42

  7. No os lo vais a creer pero a mí una vez me lo echaron en la cara, con la excusa de que estaba girado el pitorro, pero con la clara intención de intoxicarme. Me supo la boca a infierno durante todo el día, mareos y ligero dolor de cabeza.
    Mucho cuidado amigos, mucho cuidado.

    # Proteico Vespucio 23 de May de 2006 a las 01:31

  8. Hastrakan no pensaba comentar este post, porque no entra en la categoría de mis comentarios :P pero ya que lo pides, pues comento.

    La planta baja de “El Corte Inglés” hay que pasarla rápido rápido porque es un infiernao, y para ello debemos estudiar antes la situación de las escaleras mecánicas e ir directamente a por ellas.

    Yo diría que esta planta es peor que un repartidor de 20 minutos en un asilo de ancianos.

    # Fran 23 de May de 2006 a las 08:14

  9. este tema es muy interesante, pero creo que no estais valorando lo mas importante…¿quienes o que osn los encargados de repartir a troche y moche esas malignas sustanias? ¿de que estan hechos?¿les extirpan el sentido del olfato al entrar a trabajar a ECI?

    Me asusta pensar que sean una serie de mutantes ya preparados geneticamente para desenpeñar esa mision mientras sonrien….

    # swaze 23 de May de 2006 a las 10:36

  10. Yo llamo al botones de terciopelo desde la calle, a este lado de la cortina de aire, y le pregunto cuál es el camino más corto para ir a la sección que quiero, pasando primero por los servicios, que es el ecosistema más interesante de ECI, a pesar de los extraños olores que hay allí también. Pero, ¿Qué diablos comerá la gente para cagar así?

    # Pijus Erectus 23 de June de 2009 a las 01:21