Sólo otro blog infame


Menú


Los collares con el nombre del que los porta

Generalmente colgarle un nombre propio a un collar sólo vale para identificar a un animalito que, por su condición, no sabe hablar; perros y gatos típicamente. Pero hay gente que no entiende esto y se compra, y lo que es aún peor, se pone, collares con su propio nombre.

En los 90 nos atormentaron aquellos colgantes de metal atravesados por una cuerdecita cutre de cuero barato que vendían en los puestos y en los que, letra a letra, se presentaba el nombre de la persona que había enganchada a él, a 100 pesetas la unidad. Dado que las letras se vendían de forma individual era terrible ver como las niñas llamadas Hermenegilda lloraban al no poder costearse el collar como sí hacían sus amiguitas llamadas Ana o Pau.

La cosa es que aquella época pasó y hoy es muy difícil encontrar a alguien con alguno de esos colgantes (a Dios gracias parecen haber desaparecido, igual que aquellos otros de plástico negro que quedaban apretando el cuello de las chicas simulando ser un tatuaje o algo parecido que nunca llegué a comprender), y los pocos que quedan son de esas personas que los van mordiendo compulsivamente como si fueran un bozal así que no creo que les quede muchos años hasta que el cordón se rompa.

Collage con fotografías de los deliciosos colgantes con letras y nombres de persona

Pero bueno, como decía, que aunque ya no continuaron los viejos formatos, en estos últimos años se ha producido un retroceso desde el comentado sistema de tipos móviles hacia unos colgantes en que aparece directamente el nombre en letras gigantes de metal estampadas de un golpe y con los lacados más brillantes posibles. Todo un paso atrás incluso para el ecosistema de lo hortera, a ver si los prohíben o algo.

¡Ay!, si Gutenberg levantara la cabeza.

# Idas de pinza, Monday, 19 de January de 2009 a las 22:17

14 comentarios, rollo Café Gijón

  1. Pues el de Carrie se sale.

    # auster 19 de January de 2009 a las 22:55

  2. No están del todo extinguidos, no.

    En mi curro había una chica, que debía estar enamoradísima de su novio (aunque lo ponía a parir en cuanto podía) porque llevaba un colllar de esos en los que letra a letra ponía el nombre del chico en cuestión… David se llamaba el colega, y ella… ya no me acuerdo, y eso que hace 4 meses que no está.

    Cuando lo vi no me lo podía creer.

    En fin…

    # Belcebú 19 de January de 2009 a las 23:17

  3. También en versión pulsera, muy propio de bebés. Como de costumbre, por mi parte una ntable diferencia hacia este tipo de cosas. Los colgantes plástico negro formando rejilla que amordazaban al cuello de las chicas sí me daba más reparo.

    # ElGekoNegro 19 de January de 2009 a las 23:39

  4. Puedes culpar a sexo en nueva york.

    # MalaUva 20 de January de 2009 a las 00:02

  5. Yo recuerdo la moda de los chupetes de plástico que se colgaba todo el mundo al cuello, causaron auténtico furor, creo recordar que eran los primeros 90’s. En cuanto a las letritas en el cuello… dime lo que te cuelgas al cuello y te diré quién eres.

    # Gohan 20 de January de 2009 a las 00:16

  6. Es como aquella moda que todavía sigue al uso entre los chavalines, ésa de las chapitas de Coca-Cola o Fanta que la gente se ponía a modo de pulsera, de collar o incluso en las zapatillas y las coloreaban y todo, jeje parecian un amo de llaves.

    # CasS 20 de January de 2009 a las 00:24

  7. He de confesar que con 14-15 años yo tenía uno de esos collares, aunque no duró mucho (un verano, quizás) porque un día se rompió el pseudocuero ese y las letras cayeron esparcidas por el suelo. Las recogí, con intención de arreglar aquel desaguisado pero, por suerte, nunca lo recompuse.

    Lo que hacen las modas.

    # Alex 20 de January de 2009 a las 07:57

  8. Lo suyo es llevar un cordón de oro tamaño ancla con unas letras que se puedan leer desde el espacio, y si tienen incrustaciones de diamantes, entonces ya es la leche…

    # Nesta 20 de January de 2009 a las 09:57

  9. Yo tenía uno.

    # Alexliam 20 de January de 2009 a las 11:12

  10. Los chupetes de la suerte, los chinitos de la suerte, las pulseras brasileñas de la suerte… si hoy en día tenemos crisis es porque queremos, no será por mala suerte… XD

    # MalaUva 20 de January de 2009 a las 12:13

  11. Yo los he visto hasta con el apellido xDD

    Pero lo segundo que has planteado, el del nombre directamente fundido en una pieza, me parece algo más… hasta elegante. Hay gente que lleva el nombre de algún familiar querido, y si se hace con gusto (en oro blanco o plata, con una cadena discreta y bonita, etc.), no queda tan mal. Eso sí, llevar el propio nombre, es un gran NO, ahí estoy de acuerdo.

    Victoria Beckham hacía esto, pero en forma de pulsera, y con los nombres de sus hijos.

    # Nosolomusica 20 de January de 2009 a las 12:20

  12. Cuando saco a pasear a mi esclavo le suelo poner el collar de cuero con remaches y su nombre pirograbado: Goofy. No siempre lo llevo con cadena y bozal, ya que por lo general, suele comportarse bastante bien.

    # Pijus Erectus 20 de January de 2009 a las 12:25

  13. Yo tenía uno, pero de cilindros achatados de madera, eran curiosos y graciosos… aunque casi nunca lo ponía XD
    Pero los que has puesto en la imagen… no me gustan, me parecen muy …. vamos, que no.

    # Astralia 20 de January de 2009 a las 14:39

  14. Hay pongan uno con mi nombre please

    # Estefanny 18 de October de 2009 a las 03:22