Sólo otro blog infame


Menú


Los videojuegos del mundial de fútbol, Empire Soccer 94

En 1994 el juego oficial de mundial era World Cup USA ’94, pero yo no lo tuve y al que jugué fue a Empire Soccer, así que para mí ese es el juego del mundial de fútbol de Estados Unidos. Los tíos, pese a no tener la licencia de la FIFA hicieron un título claramente mundialista, con la bandera de Estados Unidos por todas partes, las selecciones y tal; algo parecido a esos anuncios cutres de Simon Life en que fingían ser patrocinadores de la Selección Española de Fútbol pero en realidad eran cuatro matados que se habían colado entre el público de un partido sin autorización ninguna.

Empire Soccer me trae unos recuerdos tremendos, seguramente debido a que lo disfruté a lo largo de muchos años. Me explico, de entrada este juego llegó a mis manos a través de una demo de revista, PC Review o MicroManía imagino. La demo sólo te dejaba jugar un partido de 2 minutos (España contra Alemania, creo recordar) y pese a que el juego se arrastraba en el 286 que teníamos en casa le metí unos vicios tremendos a mis 9 años.

Captura de pantalla de Empire Soccer 94

En vista de esto, mi hermano se empezó a pegar con el Turbo Debugger y en un par de tardes consiguió crackear la demo para tener acceso al juego completo. Aquello era flipante, todos los equipos libres y la posibilidad de jugar partidos de hasta 12 minutos con un simple POKE casero, de los que mi hermano acostumbraba a desarrollar con una habilidad magistral.

De hecho, en muchas ocasiones he bajado juegos de la época para poner en Boxer y he visto que las versiones crackeadas que circulan están peor parcheadas que lo que lograba en muchos casos mi hermano mayor. Permitídme aquí que tire flores a la familia, pero estoy seguro de que si le hubieran pillado sus años mozos en la actualidad sería de los que desarrollan los jailbreaks de los iPhone, consolas y demás.

Captura de pantalla de Empire Soccer 94

Pero bueno, volvamos al juego, ya digo que yo de entrada no lo pude disfrutar como merecía porque el ordenador se quedaba pequeño para moverlo (de hecho cuando salían muchos jugadores en pantalla se clavaba una barbaridad) pero aún así el vicio era tremendo. Tened en cuenta que en el año 94 ya casi ningún juego corría sobre un 286 así que cada cosa nueva que llegaba representaba un soplo de aire fresco respecto a los juegos con los que llevaba viciado cinco años; claro, ahora cinco años no es mucho pero en ese instante, ¡llevaba más de la mitad de mi vida jugando a los mismos juegos!

El título llamaba la atención básicamente por el enorme tamaño de los jugadores (lo que también implicaba que se viera siempre una zona muy pequeña del campo, con lo que no se podía dar nunca un pase largo) y por la calidad gráfica en general. Banderas ondeantes (mención especial para la bandera con el aguilucho que lucía España), el giro del balón, las sombras, y colores de los jugadores (de nuevo mención especial para que los españoles parecieran hindúes), etc.

Y a nivel jugable también era muy ameno, con una mezcla de control entre lo que era KickOff o sensible soccer y lo que sería un FIFA, es decir, el balón no se quedaba permanentemente pegado a los pies, pero tampoco era desquiciante. Además tenía cosas simpáticas que, a día de hoy, no he vuelto a ver en un juego, como que el portero pudiera hacer el “escorpión” de René Higuita o que el arbitro pudiera recibir un balonazo y quedarse KO en mitad del campo (le salían pajarillos sobre a la cabeza) mientras los jugadores podían hacer faltas sin ser amonestados.

Captura de pantalla de Empire Soccer 94

Años más tarde (muchos) heredé de mi prima su 386 (sin tarjeta de sonido, por cierto) en que Empire Soccer ya se movía más fluido y lo pude volver a jugar en toda su gloria. Inolvidable.

# Recuerdos del ayer, Saturday, 15 de May de 2010 a las 10:34

1 comentario, ¡aumenta mi ego!

  1. A mi el que me vició sobremanera fue el Striker: jugabilidad 0 (un sólo botón chutar largo, corto, hacer faltas, paradas, …), gráficos cutres, sonido pésimo, … pero las partidas se hacían eternas con los amigotes pegados a la pantalla del ordenador y compartiendo teclado. Recuerdos inolvidables. Y cabía de sobra en un disco de 3’5 pulgadas!

    Un saludo.

    # RoGraJo 16 de May de 2010 a las 05:15