Sólo otro blog infame


Menú


Lotería de Navidad obligatoria

Siempre me han jodido las cosas que se han de hacer “porque las hace todo el mundo”. Yo era de los tocapelotas que cuando en el instituto la peña se largaba en bandada en base a cualquier huelga de pacotilla se quedaba en clase como un día normal, lo hacía sólo por joder, por no dejarme llevar por algo que venía impuesto no se sabía por quien. Y es que nunca me ha gustado ser un borrego (aunque a veces diga irónicamente justo lo contrario).

Pero el otro día tuve que hacer una de esas cosas de borrego en las que no hay más vuelta de hoja, “tuve” que comprar un décimo de la Lotería de Navidad de mi trabajo.

La situación es bastante curiosa, un sorteo que no me interesa lo más mínimo y en el que para participar hay que invertir un mínimo de 20 euros (que no es poco) sabiendo que es prácticamente imposible que toque nada.

Pero claro, ¿y si no compro un décimo y toca?, este es el argumento estrella por el que se compra lotería del trabajo en navidad. El jugoso anhelo de hacerse rico (o bueno, de ganar un buen pellizco) queda eclipsado por el miedo a que todos tus compañeros lo ganen y tu no.

La verdad es que esto dice mucho de la personalidad que tenemos el 99% de las personas, el miedo a quedarse fuera puede con todo y demuestra que para según que cosas pensar por uno mismo es demasiado arriesgado.

Así que nada, un décimo en mi bolsillo con un número horrible (empieza por cero y tiene treses, jamás lo habría elegido por mi mismo) pero que me evita una posibilidad más de quedar como el gilipollas de la oficina.

Por suerte, siempre hay otras formas de lograrlo.

# Pataletas, Sunday, 9 de December de 2007 a las 19:26

14 comentarios, han comido lengua

  1. Interesante reflexión en la que tienes toda la razón.
    Yo soy uno de esos borregos en este caso, y también en otros muchos. Aunque a veces también me desmarque del resto sólo por joder. Eso lo suelo hacer cuando algo está de moda o se le da mucho bombo, estilo un cantante o cosas así: puede ser incluso buen cantante, pero el hecho de que lo apoyen todos los medios y tenga miles de fans ya hace que lo ponga a parir a la primera de cambio.
    Yo tengo 2 décimos. Sólo compro lotería del curro, y claro, como hay 2 números, pues uno de cada.
    Me gusta la reflexión que ocasionas en el caso de que a todo el mundo de tu curro le tocara salvo a tí: no pasaría absolutamente nada. No irías a peor ni nada por el estilo, simplemente te quedarías igual, con tu curro, tu vida, tus aficiones…
    Buen post, me ha gustado.

    # Belcebú 9 de December de 2007 a las 20:17

  2. Hombre, supongo que s un caso extremo, la lotería el anuncio de Freixenet son estandartes de la Navidad en España. Esta es mi forma de decir que yo tengo dos números, uno de una rifa de la madre de un amigo y otro de “la cesta Eroski”, pero si no fuese por mi pobre cuenta corriente hubiese comprado un décimo. Al menos a mí sí me hace ilusión, aunque juegue mucha gente.

    # ElGekoNegro 9 de December de 2007 a las 21:03

  3. Sobre lo de los borregos que se quedan en clase, es curioso, me tengo ganado alguna paliza por ir a clase días de eso de que con la excusa de que hay manifestación por cualquier cosa nadie va a clase (ni a la manifestación) y yo como estaba en contra de la misma iba a clase, pues venga que los profesores de malas por tener que aguantarme. Y luego cuando había manifestaciones por cosas que me interesaban pero era yo el único de clase que lataba pues también follón con los profesores…

    Al final no se si se es más borrego por hacer lo que todos o por hacer siempre lo contrario

    # Rarok 9 de December de 2007 a las 21:09

  4. Nadie te obligo a comprar el décimo … pero lo compraste … eso es por que en el fondo, fondo, fondo … como a todos le daría tremenda rabia que a tus compañeros les tocara y a ti no …

    # vicky 9 de December de 2007 a las 21:14

  5. vicky, no es en el fondo, lo he dicho claramente en el post, el motivo que comentas es el único por el que he comprado un décimo.

    # Hugo 9 de December de 2007 a las 21:19

  6. Hey gracias por el post!, me has recordado que le iba a encargar un décimo a un colega que está ahora en Madrid, ahora mismo le mando un SMS.

    # hellgirl 9 de December de 2007 a las 21:50

  7. Pues a mi no me preocupa lo más mínimo, es más, me alegraría de que le tocara a todo el mundo y a mi no, por eso no compro lotería de la empresa.
    Al final es una experiencia que se puede disfrutar. La absurda celebración del primer día, como si uno fuera millonario cuando luego no da ni para un piso normalito. Aunque seguro que algún despistado deja el trabajo.
    Después las compras surrealistas: cochazos para empleados de poca monta, chalets en la sierra comprados a crédito.
    Pocos años después las primeras víctimas. De cada cuatro al menos uno lo perderá todo en menos de dos años.

    Esos dineros imprevistos no dan tanta felicidad como se espera. Para mi la opción de verlo todo desde la barrera, como en un documental, no tiene precio.

    Mis compañeros no se creen del todo cuando les digo que no me importaría que les tocase a ellos la lotería, pero están curados de espanto, saben que estoy a otra onda.

    # marmolillo 9 de December de 2007 a las 22:00

  8. marmolillo, pues si por algún casual te encuentras un décimo premiado o cae en tus manos sabeDiosporqué, estaré encantado de decirte mi cuenta paypal.

    Y lo que comentas, Hugo, otro gilipollas que se suma al carro. Desde pequeñito he jurado y perjurado que jamás compraría lotería; en cuanto me la ofrecieron en el Euskaltegi no pude negarme.

    # auster 9 de December de 2007 a las 23:14

  9. Pues yo, otro año más no he caido en las garras del borreguismo… Este año no he comprado, me da igual que ser el único pringao que no le toque, pero este año he decidido no ir con la masa, y eso que el otro día me tentaron, con el rollito de “a medias”… pero yo paso… Por cierto, también influye, que gracias al buen hacer de mi jefe, me hallan pagado solo la mitad de la nómina, en este mes de pago del segundo plazo de matricula demás boberías, asique no me queda ni para pipas, y mucho menos para “gordos”…
    God bless the black sheep!!!

    # Hexmar 10 de December de 2007 a las 02:16

  10. Por cierto, eso de escaquearse de las huelgas… no sé cómo sería en tu instituto, pero aquí te pondrían fino por esquirol. Y porque por culpa vuestra corren materia.

    Es lo que veo fuera, que desde luego en mi colegio la palabra huelga es tabú.

    # auster 10 de December de 2007 a las 15:50

  11. Hombre, todos los numeros están en el bombo así que da igual que sea o no feo.

    Sobre tu reflexión de lo que hacemos, es totalmente cierto, y al fin y al cabo, nos dejamos llevar por algo o alguien.

    # Ryu 10 de December de 2007 a las 16:03

  12. Auster, lo que quiero decir no es que me sobre el dinero o no me gustara que me tocase la lotería, sólo que mi envidia por que los demás ganen cuesta mucho menos de veinte euros.
    Este ritual envidioso de la lotería hace que cada año comience la Navidad con un sabor amargo.

    # marmolillo 10 de December de 2007 a las 19:08

  13. Yo no compro lotería (de ningún tipo) ni participo en porras, me miran raro pero es que no le veo la gracia… Además, como decía marmolillo, hoy en día lo que se gana en la lotería de navidad no te da ni para tapar agujeros, como mucho alguna grieta :P

    salu2

    # Lady Madonna 10 de December de 2007 a las 23:45

  14. Yo en la misma situación que Hugo(note) decidí (Ole mis güebotes) no comprarla.

    Y tocó. Además un pico.

    Desde entonces lo compro. No para no quedarme fuera si volviera a ocurrir. Si no para que no les vuelva a tocar.

    MWAHAHAHAHAHAHAHA!!!

    # Jumelas 12 de December de 2007 a las 17:28