Sólo otro blog infame


Menú


Odio viajar en taxi

Antes de comenzar el fin de semana quiero plasmar por escrito una de esas cosas que deberían haber sido el tema de un post desde el mismo día que comencé el blog.

Y el tema es que la idea es muy sencilla, odio viajar en taxi, odio los taxis y a sus taxistas conductores. Me dan asco, detesto como huelen sus tapicerias, me jode el sobreasiento de bolitas de madera que tanto les gusta, me molesta como suenan sus radios, me da rabia los cubrevolantes de goma que recuerdan a la funda universal para el mando a distancia de la tele, me repugnan sus malditas conversaciones sobre lo caro que esta el gasoil y sus pegatinas amarillas de “CIERRE DESPACIO, por favor” y no puedo dejar de mirar el taxímetro viendo con deseperación como cada segundo que pasa se incrementa en 20 putos céntimos.

No es nada personal, de verdad, si hay algún taxista al otro lado que no se ofenda, pero que cambie de profesión y deje de decir “tasis”.

Fotograma de Robert de Niro en Taxi Driver sonriendo a través del cristal delantero de su Taxi

Sólo se salvan dos cosas de los taxis, los Seat 1500 negros con la raya roja horizontal que había en Madrid cuando era pequeño y el cacharrito de plástico donde encajan las monedas.

# Pataletas, Friday, 19 de September de 2008 a las 00:46

12 comentarios, imagino que habrá habido una fuga en un penal

  1. Yo, como buen pueblerino, he montado en taxi un número de veces que se puede contar con los dedos de las manos. Pero recuerdo con especial cariño una vez que, estando en Madrid, tuvimos (yo y los que me acompañaban) que bajarnos del metro porque lo desalojaron debido a que a un hombre le dio un infarto, así que cogimos un taxi. Y joder, qué pestazo, todavía me despierto por las noches empapado en sudores.

    # Mr. Pink 19 de September de 2008 a las 01:02

  2. Las pocas veces que lo he pillado en estos últimos años, no he visto los famosos cubreasientos de bolas de madera, quizá se siga llevando en Madrid, que es una ciudad tan hortera y anticuada para todo (me enfrentaré a quien haga falta, pero sostendré esto hasta el día de mi muerte, y es que Madrid me mata, a mí y al buen gusto).

    Los taxis son lugares extraños. Afortunadamente, siempre huelen a coche nuevo, no sabemos qué coño les hacen.

    Y sí, el corazón nunca me late tan fuerte como cuando miro el taxímetro del taxi en el que voy subido. Hostia puta, sales temblando. Pones cara de agradecido, pero te tiemblan las piernas, ¡¿cómo coño corre tanto ese cacharro?!

    # Nosolomusica 19 de September de 2008 a las 02:00

  3. Cito:
    Entrevista en el diario QUÉ a Karmele Merchante:
    “Madrid huele a catetéz”

    # Pínchez 19 de September de 2008 a las 02:13

  4. ¿y los tags?¿dónde estan los tags?¿qué ha pasado con los tags?¿por qué no hay tags?

    # Pínchez 19 de September de 2008 a las 02:21

  5. Pínchez, bien visto. Lo tuve que desactivar anoche por problemas con la base de datos.

    Ya está nuevamente.

    # Hugo 19 de September de 2008 a las 10:08

  6. yo no es que sea fan de los taxis pero sinceramente los prefiero al los autobuses un otro medio de transporte público en el que tengas que ir rodeado de decenas de personas y en el que te tienes que amoldar a sus horarios y rutas…

    # Alexliam 19 de September de 2008 a las 10:29

  7. Yo, por motivos de trabajo, suelo pillar taxis de manera más o menos habitual y los he detestado intensamente (en Madrid). Siempre han sido un reducto de lo más cutre del español rancio. Me jode especialmente cuando pitan a un coche que se para cuando luego ellos suben y bajan a sus pasajeros en donde les sale de los cojones.

    Pero sinceramente algo está cambiando. Al fin creo que el parque se está renovando. Hay muchas mujeres conductoras y sobretodo inmigrantes, que me han dado más de una conversación interesante. Me resulta curiosísimo ver a alguien llegado de lejos que de repente se conoce al dedillo una ciudad extraña para él, en ocasiones tienen dificultad para entender el idioma, pero controlan el idioma de la ciudad.

    Otra cosa es el parque móvil. Vas a cualquier otra ciudad importante del mundo y los taxis son algo que en mayor o menor medida entran dentro de los términos de la confortabilidad. Alguna como Londres hasta te permitiría organizar un partido de fútbol sala en su interior. En cambio en Madrid suelen ser una puta mierda. Detesto los Skoda Fabia u Octavia y encima cuando te ponen la mampara tienes sensación de rata de laboratorio esperando que el científico loco meta la mano a través del cristal para diseccionarte.

    # shevek 19 de September de 2008 a las 11:53

  8. Chico, menos mal que no era nada personal…

    # Elia 19 de September de 2008 a las 16:12

  9. Nunca he cogido un taxi en Madrid, coincido con Nosolomusica, no me gusta esa ciudad.
    Aquí siempre que he cogido un taxi (normalmente entre varios) no me ha parecido nada odiable, caro sí, pero bueno.

    ¡No sé cómo puedes amar al Fary y luego soltar esto!

    # ElGekoNegro 19 de September de 2008 a las 16:29

  10. Hugo, respecto a la radio, tienes derecho a elegir la emisora y el volumen y a que, evidentemente, esté apagada o no. Aunque no creo que te compense solo por este detalle.

    # mac 19 de September de 2008 a las 16:31

  11. Qué bueno eso de “que dejen de decir tasis”.
    Es una puta verdad, joder. jajajajaja

    # Belcebú 19 de September de 2008 a las 21:59

  12. Pues que quieres que te diga, entre estar como una puta sardina en el metro o autobus y subir y bajar tropecientas escaleras, un pelas es lo suyo. Lo malo es la restricción presupuestaria, pero como cómodo, no hay color.

    # Jean Bedel 20 de September de 2008 a las 12:16