Sólo otro blog infame


Menú


Reaccionar ante un robo

Hasta hace unos días podía decir que nunca me habían robado nada (solía añadirle un “toco madera” que tengo cogido de uno de mis hermanos), un despiste y un par de hijosdeputa dieron al traste con mi frase y demostraron que la madera de IKEA no vale para refranes supersticiosos (no me extraña, la verdad).

De pronto te ves destrozado, con la dignidad rebajada a golpe de un despojo material que realmente no es para tanto, pero que te hace ver la impunidad del que quebranta el derecho a la propiedad, te ves suplicando para poder usar un teléfono con el que llamar a casa y que puedan empezar a cancelar tarjetas, contratos, IMEIs y demás movidas para minimizar el palo. Cuando lo consigues das las gracias como lo haría un naufrago por un vaso de agua tras dos días sin beber.

No llevas un duro encima, no llevas ni identificación, te ves completamente expuesto aguantando que todo el mundo te mire como un idiota irresponsable que “se lo ha buscado”. Te ves tratando de aguantar el tipo delante de ella y tomándotelo como una prueba. No hablo de una prueba de Dios, no creo, sino de una prueba de madurez, me atrevería a decir de hombría. Hay que dar la talla, es el papel que toca, mantener cierta serenidad y no pensar en aquel euro que guardaba desde hacía 5 años y que ya nunca llegará a ser una herencia molona, o en aquella carta que conservaba como la última que me unía a una baraja llena de simmbolismo, o aquel Post-It que me recordaba algo tan básico que por si mismo era genial, o aquella chapa que vino sin pincho de fábrica y que nos resistimos a tirar, o la primera foto de carnet que vi de un bebé, o la instantánea de la persona más especial de mi vida.

La cosa es que tras la apariencia de serenidad que creo (igual no fue así) que conseguí sobrellevar en todo momento se me quedó una sensación de odio bastante claro hacia todo el gremio de los delincuentes callejeros. Me dan ganas de llamar al que era mi teléfono móvil y gritarle lo hijodeputa que es el muy cabrón, me dan ganas de haberles pillado en pleno trabajo para reventarles la cabeza con la misma piedra que se cargaron el cristal de un coche.

Pero como decía, ese odio de alguien que ha sido robado es bastante delicado y creo que podría traerme serios problemas en el futuro. Me explico. En condiciones normales soy un tipo extremadamente blando, soy una nena confesa, lo tengo asumido, el poderío físico y el gen “echado pa’lante” no venían en mi batido. Eso ha condicionado muchas cosas a lo largo de mi vida, mis prioridades por ejemplo. Pero por otro lado mis testículos si que tienen una capacidad bastante curiosa para hincharse y eso sí que altera mucho mi comportamiento racional.

Lo malo es que en caso de un intento de atraco navajero, es posible que el Hugo que se mearía en los pantalones se haya convertido en el Hugo del una y no más, se ponga farruco y acabe trinchado en una calle cualquiera de Madrid para evitar que un hijodeputa cualquiera se lleve sus cosas.

Espero que nunca me pase, toco madera, que de pasarme me pille a mi solo, toco madera y que de pasarme actúe con la cabeza y de mi brazo a torcer antes que mi estómago a rajar.

# Pataletas, Monday, 12 de November de 2007 a las 23:23

12 comentarios, consecuencia de las altas tasas de alfabetización

  1. Hay que decirlo mas. Hijos de puta todos, chorizos, maleantes y gente de mala calaña en general.

    Que te sea leve, Hugo

    # Juanan 12 de November de 2007 a las 23:33

  2. Tranquilo, podía haber sido peor, al menos no la has perdido…
    Ahora por lo menos, tienes alguien a quien echar las culpas y poder decir “El cabron que me robo…”
    Busca entre tus cajones y sustituye el Euro por una moneda de 25 ptas de las del mundial del 82… En un par de meses ya ni te acordaras del €.

    # Miguel 13 de November de 2007 a las 00:09

  3. Ánimo Hugo,

    A mí me han robado muchas veces (será porque me ven vulnerable por mí físico, he de reconocerlo), aunque nunca han sido grandes robos, como de casa y cosas así (y toco madera). La mayor parte de las veces les he dado lo que querían, y me he sentido como un gilipollas.
    Alguna vez me he alterado y defendido y no me han lrobado nada.
    Viéndolo ahora, desde la distancia… les volvería a dar lo que fuera. Cualquier cosa que se lleven no vale tanto como la posibilidad de que tú o un ser querido, salgan heridos ni vean escenas de violencia.

    # Uno de la multitud 13 de November de 2007 a las 00:38

  4. Tanto hijo de puta suelto y tan pocas balas…

    Lo siento tío, a mí sí me han atracado (ya lo he contado, ¿no?) y una vez que te mentalizas, el navajazo te da igual, la ira te posee, si la hace la paga, sea con los puño o lo que tengas a mano. No piensas. Actúas. Y si se queda en el sitio, mala suerte, aquí nadie es un angelito. Ni ganas que tengo de serlo.

    Lo siento Hugo, ojalá les muerda los testículos un perro sarnoso. Ánimo a ambos. Y olvídate de lo que te digan. Eres tú, y si te han robado tragas, bastante tienes con eso como para hacer caso a la estúpida gente de la buocracia.

    # ElGekoNegro 13 de November de 2007 a las 00:39

  5. Es una putada pero mi consejo es que si te volviera a pasar (que espero que no) no te hagas el heroe, al menos no de primeras. Esa gente tiene poco que perder y si te tiene que pinchar en lo mas fondo del corazon lo hara, sin ninguna contemplacion, asi que cuidado con eso.

    Porque esto es como el video del metro de Barcelona, de boquilla todos le hubieramos metido una paliza al payaso este, pero la realidad es otra muy diferente, nunca sabes como vas a actuar.

    # Alexliam 13 de November de 2007 a las 09:11

  6. Cómo joden esas cosas. Encima sólo habrán dado algún uso al dienro que llevaras en metálico. El resto, móvil incluído, estará ahora en un papelera.

    Lo peor es la sensación de impotencia. Pero como bien ha dicho alguien por arriba, al menos no has perdido tus cosas. Yo perdí dos veces mi cartera en menos de 6 meses. Y la cara de gilipollas es mucho peor que la cara de indignación y cabreo.

    Respecto a lo del metro de Barcelona, el tio tenía un pinta de quinqui que yo no me hubiera puesto gallito. No fuera a ser que…

    # El Duque 13 de November de 2007 a las 10:17

  7. Aún no des por perdida la cartera, conozco muchos casos en que se recupera (sin dinero, pero con las fotos, dni, etc)

    A mí me intentaron atracar un par de veces y no pudieron (en una ocasión me enfrenté, en otra le hice un gesto descarado a quien se me acercaba obviamente a atracarme, que ya había visto yo mangando bolsos antes) y una vez sí lo hicieron, y por partida doble (le di mi dinero, me seguia aún por la calle, me giré a insultarle y que me dejara en paz y me cogió el reloj ¬¬ aunque no descubrió que llevaba encima la pasta de la recaudación de la tienda en la que curraba!)

    También me han robado el bolso una vez… aunque como dentro de unos meses cumplo 40 años y callejeo mucho sola de noche por el casco antiguo, aún puedo dar las gracias :P

    # Okok 13 de November de 2007 a las 11:12

  8. Lo siento.
    No olvides denunciar. El robo de identidad no es infrecuente y la denuncia es tu salvación financiera.

    # marmolillo 13 de November de 2007 a las 11:12

  9. Bueno, a mí nunca me han robado (alguna vez lo intentaron con el “dame un euro hermano” y le dije que no con tanta convicción que se fue), pero la verdad es que pienso que le daría la pela y yasta. Sacaría la cartera y les daria la pela, nada más. Aunque también supongo que depende mucho de la actitud del maleante, nunca me he encontrado con un violento con cara loco, eso debe de acojonar más…

    # Ellohir 13 de November de 2007 a las 13:24

  10. Lo he sentido mucho. ánimo.

    # Joe Kopiki 14 de November de 2007 a las 16:00

  11. Tranquilo, a pesar de lo que te dicen por aquí, yo doy fe de que nunca se te olvidará. No por lo ridículo o no del valor monetario de lo que se llevan, da igual que sean 1 que 1 millon; lo herido es tu amor propio, tu intimidad, tu vida …
    A mi hace mas de 3 años que una pandilla de rumanos entraron en mi casa y se llevaron mi intimidad. Todavía , a veces, se me para la respiracion cuando entro la llave en mi puerta.

    # milana 20 de November de 2007 a las 12:50

  12. en este momento me siento muy vulnerable, hoy le robaron a mi marido y no paso un buen momento, doy gracias que esta vivo…. saludos, que te sea leve. voy a tocar madera…

    # lorena peralta 22 de April de 2010 a las 00:04