Sólo otro blog infame


Menú


Refresco congelado

El congelador de las neveras, al menos de las que yo he probado, produce un campo de aislamiento de la memoria.

Por partes, un congelador, como su propio nombre indica, sirve para congelar cosas, desde pizzas, patatas, guisantes Frudesa y demás comida de soltero cutre (cual yo) hasta el típico pescado de madre que propaga su nauseabundo olor por el resto de productos del congelador, especialmente los helados y cubitos de hielo. El problema llega cuando pasándonos por el forro el propio nombre del cacharro decidimos (o más concretamente yo) usarlo a modo de “refrigerador rápido”.

Llegas del supermercado y penetras dentro del congelador tu botella de tónica (o cualquier otra bebida de menor glamour) pensando “meto aquí la botella y en un ratito estará fresquita”. A los 20 minutos abres el congelador, tocas la botella y piensas “puf, esto sigue calentorro, démosle un rato más”. Pues bien, desde ese momento el congelador inicia contra ti su protocolo de disrupción cerebral que hará imposible recordar que metiste esa botella hasta que se encuentre completamente congelada y, por tanto, imposible de consumir.

Mi querida botella de tónica congelada

Marcha atrás

Y ahí estás tu, con un iceberg metido dentro de una botella de plástico y sin saber que demonios hacer, así que lo bajas al refrigerador confiando en que los intercambios de calor hagan su trabajo y devuelvan al estado líquido original tu ansiada bebida. Pero esto es otra ilusión, una botella congelada metida en el refrigerador no se derrite hasta pasado un Fraguenio de modo que antes o después sacamos la botella de la nevera y la dejamos en el fregadero o un sitio donde pueda gotear la condensación sin joder mucho.

Ahí la botella empieza a dar asco, el agua condensada en su exterior hace de lo más desagradable el típico gesto (y que es primera reacción) de apretar la botella con la mano para evaluar la gravedad del asunto y sopesar si sería viable servirse un vaso con la ridícula parte que ya se ha fundido. Y es que no se porqué extraño motivo si te llevas una botella de agua congelada a un picnic dura fresca cerocoma pero en cambio esa misma botella esperando en el fregadero puede aguantar congelada durante infinitas horas.

Y es aquí donde la termino cagando siempre, veo como el iceberg empieza a remitir, el bloque de hielo reduce su tamaño lentamente y toma forma de gélido pezón como pidiéndonos a gritos “venga Hugo, ponte un vaso, llevas horas esperando, tómate la recompensa, te la mereces”. Total, que haces caso al pezón y abres la botella pese a seguir un 70% congelada. El ruido del tapón nos indica que absolutamente todo el gas que traía la botella de fábrica acaba de largarse a la atmósfera y que el primer vaso que sirvas será el único con un sabor más o menos decente de todos los que salgan de esa botella.

En definitiva, que pensamos “de perdidos al río”, somos conscientes de que la botella ya no tiene gas alguno y todo lo que salga de ahí tendrá sabor a jarabe de modo que vamos “robándole” vasos al bloque pezonil como si fuéramos meros yonkis de refresco.

Bueno, os dejo que tengo que darle un vistazo a mi iceberg a ver si puedo sacarle un vaso más.

# Idas de pinza,Pataletas, Sunday, 17 de June de 2007 a las 14:55

25 comentarios, algo interesante habrá

  1. Métela al microondas y punto. Y si está demasiado caliente, al congelador de nuevo. Y puedes seguir el proceso hasta pillarle el punto.

    # auster 17 de June de 2007 a las 15:07

  2. Hugo te revelaré un secreto que te cambiará la vida:
    Si quieres enfriar una bebida rápidamente, coge una ensaladera, una cacerola o cualquier recipiente suficientemente grande para que quepa dentro la botella que quieres enfriar. Entonces tiras en ese recipiente todos los cubitos que tengas en el congelador, pones la botella de pie, y acabas de llenar el recipiente con agua del grifo. En 5 minutos tu bebida estará fría, y sin tener que escuchar a pezones de hielo que hablan…

    De nada

    # Murdock 17 de June de 2007 a las 15:34

  3. Lo leí hace bien poco Murdock en CPI creo recordar, pero me da una pereza que te cagas y nunca tengo cubitos listos.

    # Hugo 17 de June de 2007 a las 15:36

  4. Pues yo cuando he trabajado de camarero, cogíamos el refresco congelado y lo poniamos debajo de un chorro del grifo mientras con la mano lo restregábamos un rato.

    En medio minuto o un minuto solía estar medio decente para servirlo.

    # hastrakan 17 de June de 2007 a las 15:50

  5. El tema del olor a pescado se soluciona comprando pescado fresco. Aunque bueno, es cierto que en Madrid no teneis playas ni pescaito de calidad…

    # Alexliam 17 de June de 2007 a las 16:15

  6. Oye, que yo vivo cerca de la costa y también como pescado congelado. Hay que ahorrar.

    # auster 17 de June de 2007 a las 16:17

  7. Eso es pura mierda.

    # Alexliam 17 de June de 2007 a las 16:42

  8. Pijo.

    # auster 17 de June de 2007 a las 17:00

  9. Tienes mas razón que un santo.

    El remedio de Murdock yo lo he usado alguna vez y funciona estupendamente, pero se mejora mucho el proceso si añades dos cucharadas grandes de sal y metes el recipiente esos 5 minutos en el frigorífico. Se consigue casi el punto de congelacion.

    # Roger Kint 17 de June de 2007 a las 17:17

  10. Alexliam, en Madrid tienen las mejores pescaderías porque de cada puna costera envían cada mañana lo mejor a Madrid, y te lo digo yo que lo he vivido en Guipúzcoa. Se llevaban lo mejor en los camiones para servirlo en unas horas mientras nosotros nos quedabamos con “algo peor”.

    Me juego el brazo derecho de Pau Gasol a que en Málaga también.

    # ElGekoNegro 17 de June de 2007 a las 17:34

  11. Creo que Geko tiene razón en lo del pescado, pero claro a esas pescaderías va gente con pasta, lo que suele llegar del mercamadrid a pescaderías normales de barrio, suele ser decente (lo que no quiere decir que sea mierda).

    Ahora, está claro que en las ciudades con puertos tendrán pescado de calidad, porque en Isla Canela tenían unas sardinas grandiosas, y supongo que el pescaíto frito de Málaga tiene fama por lo bueno que está y no por lo malo.

    # Fran 17 de June de 2007 a las 17:42

  12. A ver, yo no soy pescador ni pescaero pero lo que dice Fran es cierto. Un pescaito frito como el de Malaga no te lo comes en otro lado.

    La unica vez que comi calamares en una terraza de Barcelona me entraron ganas de vomitar. Y eso que era de las caras (cerca del hotel Arts).

    # Alexliam 17 de June de 2007 a las 18:06

  13. Y eso que era de las caras (cerca del hotel Arts)

    LOL, menuda sandez acabas de soltar amigo. Si comes en “restaurantes” de paellas congeladas para guiris, no puedes esperar nada mucho mejor que lo que describes.

    # listik 17 de June de 2007 a las 18:47

  14. Posiblemente listik, pero vamos no era ni mas ni menos uno de esos chiringuitos de los que tanto se presume en Barcelona.

    # Alexliam 17 de June de 2007 a las 19:15

  15. ¿Pero la metiste a medio llenar o algo? Mi madre dice que nunca hay que meter botellas en el congelador porque explotan.

    # Aeris 17 de June de 2007 a las 20:08

  16. Hombre, Alexliam, preferiría presumir más del ambiente del barrio del Borne o del Gótico… Si vuelves a ir por Barcelona te recomiendo encarecidamente el primero, no defrauda.

    Saludos,

    -L

    # listik 17 de June de 2007 a las 22:47

  17. Hombre, ahora mismo vivo en Barcelona y El Borne y el Gotico son mis zonas favoritas, desde luego.

    # Alexliam 17 de June de 2007 a las 23:48

  18. Aeris eso es una leyenda urbana de verano que se encargan de difundir las madres, como lo de la digestión.

    # matallo 18 de June de 2007 a las 00:50

  19. ¿Estás de broma no matallo? No le reventaría la botella porque no estaría muy llena, pero si lo está estalla. El hielo ocupa más espacio que el líquido, y si no tiene espacio en la botella, lo buscará fuera de ella. Si no te lo crees haz la prueba. Y métete también en la ducha recién comido, verás qué bien te sienta.

    # Aeris 18 de June de 2007 a las 10:21

  20. Doy fe de lo de las botellas. Lo de la ducha despues de comer he de decir que lo practico casi a diario y no hay ningun problema, hoygan (al menos en mi caso, no me hago responsable de la muerte de ningun lector).

    # Alexliam 18 de June de 2007 a las 10:23

  21. Como dice Aeris las botellas revientan si están llenas, pero sólo pasa con las de cristal, las de plástico no revientan ni aunque las metas en nitrógeno líquido modelo Terminator.

    # Hugo 18 de June de 2007 a las 10:24

  22. Supongo que matallo estaba de coña. El truco que se suele usar para que no estallen cosas en el congelador es vaciar las botellas un cuarto si se puede.

    # Fran 18 de June de 2007 a las 10:48

  23. Pues yo por si acaso no comprobaría lo de las de plástico :S Ah, y tampoco metais latas…

    # Aeris 18 de June de 2007 a las 11:22

  24. Jjejeje y suerte que no te petó… porque suele pasar :D
    Yo desde que vi por ahi que lo mejor para enfriar algo rapidamente es ponerla en agua con hielo y sal, ya no sufro las conjelaciones espontaneas ;)

    # Pitote 18 de June de 2007 a las 11:22

  25. Genial! la mejor disertación sobre una botella de refresco en un congelador que jamás haya leído. Me he reído un rato, y la verdad es que me identifico completamente (contigo, no con la botella). Felicidades por el blog.

    # porfineslunes 28 de June de 2007 a las 20:18