Sólo otro blog infame


Menú


Sliding Doors

Desde que empecé a ser feliz vengo teniendo la sensación de que vivo entre dos vidas, cambiando de una a otra dependiendo de donde y con quien me encuentro; y es más difícil de lo que se podría imaginar, muchas veces me caigo por el hueco que se forma entre las dos.

Uno siempre piensa en el momento en que esas dos vidas se fundirán en una sola, completa, con todo lo que eso significa, cosas buenas y malas. Pero el tema es que últimamente tengo la sensación de que esas dos vidas siempre han existido y que no se fundirán en una sola jamás, que simplemente me quedaré con una de ellas para siempre y seré feliz con lo que me ofrezca. Tengo la sensación de que yo he saltado de una a otra según las circunstancias, pero que las vidas seguían su curso aunque yo no estuviera ahí para vivirlas, mucho antes incluso de que fuera consciente de que existían, y tengo la sensación de que apueste por la vida que apueste estaré traicionando una gran parte de mí, de lo que debí ser y de lo que deberé ser en dos “universos” que sólo terminarán cuando todo se acabe.

Siento que en paralelo a mi vida de siempre hubo y hay otra vida, una con paseos al anochecer, con curritos de verano para comprar un scooter a los quince, con pequeñas ambiciones alcanzables a corto plazo, con libertad de movimiento, con videoconsolas pirateadas, con el pelo rubio y gomina, con bíceps de gimnasio de barrio, con uno que me pega un puñetazo, con muchos amigos aunque no sepa los nombres de todos, con novias de una semana que luego no te vuelven a llamar, con una dirección de Messenger terminada en números, con masticar con la boca abierta, con borracheras y resacas, con lunas tintadas, con un monopatín y una bici que nunca uso, con fotos hechas con el móvil, con afeitarme todos los días, con viajes de Sol y playa, con cobrar en dinero negro, con estrellas en la noche, con unas Ray-Ban en un día nublado, con cambios de carril sin intermitente, con mentiras para conseguir besos, con música mala pero en altavoces grandes, con gayumbos ajustados y risas de medio lado.

Siento que mis dos vidas se odian entre si, que son todo lo contrario la una de la otra, pero que a la vez se envidian mutuamente; siento que quiero todo y nada a la vez. Y, lo peor de todo, creo que el hecho de sentirlo me hace no merecer ninguna de las dos.

# Idas de pinza, Saturday, 18 de April de 2009 a las 20:46

11 comentarios, frikis sueltos

  1. Sin tener nada claro qué es lo que ocurre realmente, ve directo a la que sí te hace feliz, tampoco te has perdido tanto y creo que tu trayectoria apunta bien. No sé si decir suerte o simplemente… échale huevos, acertarás. Si fracasas todavía estás a tiempo de volver a la casilla de salida y tomar otra dirección.

    # ElGekoNegro 18 de April de 2009 a las 21:17

  2. ElGekoNegro, no es algo que “ocurra” como tal, creo que es una especie de crisis de identidad o similar. Por suerte son sólo cosas mías.

    # Hugo 18 de April de 2009 a las 23:37

  3. Podría ser trastorno bipolar sino fuera porque creo que es lo más normal del mundo, tienes que tomar decisiones que marcarán tu trayectoria personal pero eres lo suficientemente inteligente para darte cuenta de la segunda elección. Tienes suerte, algunos sólo ven un camino.
    Hasta que caiga la fruta esto que te pasa es madurar.

    # Arystor 18 de April de 2009 a las 23:39

  4. Elije la opción más loca: sal del armario de una puta vez.

    # Pijus Erectus 19 de April de 2009 a las 00:14

  5. o hzte cani

    # gatoazul 19 de April de 2009 a las 16:33

  6. Una reflexión cojonuda, Hugo.

    Todos tenemos esa sensación de querer una cosa y la contraria (u otra alterantiva aunque no sea precisamente la contraria).

    Coge la opción que más te interese y apetezca en cada momento, y vive tu vida disfrutando cada uno de los días.

    # Franelo 19 de April de 2009 a las 18:36

  7. Desgraciadamente llega un punto en el que hay que romper con la vida de la adolescencia y pasar al mundo adulto. Sé de lo que hablo por que a mi me ha pasado lo que comentas (y me sigue pasando). Al principio desconectas poco a poco de esa antigua vida, pero crees que en cualquier momento podrás retomarla. Pero llega un punto en el que el distanciamiento es tan grande que a pesar de conseguir comportarte como antes en tu interior te das cuenta de que ya no eres aquel chaval, para lo bueno y para lo malo.
    Bienvenido al mundo adulto (te lo dice un tio inmaduro que acaba de cumplir 25 años y está pasando por algo similar)

    # Gohan 20 de April de 2009 a las 12:10

  8. a nadie le gusta la idea de ser cani?

    # gatoazul 20 de April de 2009 a las 21:12

  9. Me identifiqué tanto con este post, que hasta la gallina se me puso de piel.

    # Javo 20 de April de 2009 a las 23:13

  10. Pues lo tuyo es lo de mas normal. Lo chungo es cuando estas entre 5 o mas.

    # Floc 21 de April de 2009 a las 23:16

  11. Gran peli ;)

    # Lady Madonna 22 de April de 2009 a las 15:14