Sólo otro blog infame


Menú


Sonarse los mocos

Siempre me ha intrigado la forma en que las personas hemos ido categorizando lo que es y lo que no es de mala educación. Sobre todo lo referido a los comportamientos de “funcionamiento” de nuestro cuerpo. Por ejemplo, rascarse el cuello porque te está picando está perfectamente aceptado, pero por mucho que te piquen tus atributos masculinos (o femeninos) jamás estará justificado su rascamiento (o rascación, que de ambas formas puede y debe decirse) en público, bajo pena de que las gentes se escandalicen y exclamen airadas a sus amistades “No veas que tío mas guarro hay en mi trabajo, se pasa el día rascándose la entrepierna. Joder sí, en mi curro hay uno esactamente asín, ¡pero en lugar de la entrepierna lo que se arrasca el cabrón es toda la polla!”.

Sucede también con lo referido a desahogos instintivos. Por ejemplo, si se te caen las lágrimas viendo a Forrest Gump hablando orgulloso de su hijo ante la tumba de Jenny es que eres humano, pero si tu pene sufre una erección al contemplar el cuerpo (o los ojos) de una chica desconocida está mal visto, y si ella tiene acompañante aparte de mal visto probablemente te llevarás una hostia.

Pero bueno, parece que los casos relacionados con los órganos del amor tienen una serie de connotaciones que convierten el problema en algo mixto entre lo puramente escatológico y un eterno tabú como es el sexual. Que haya páginas de internet porno a punta de pala hace poner el grito en el cielo a las gentes más puritanas pero que en los colegios todo lo que uno llega a entender de los órganos sexuales sea el dibujo del corte ese longitudinal de una embarazada (que parece un redondo de mortadela con olivas) en el que a uno no le explicaban jamás por donde iba cada cosita en lo del risqui-risqui parece que no le llama la atención a nadie.

Total, que eso, dejando de un lado las cosas sexuales y las desagradables por si mismas, como sería por ejemplo cagarse en el plato después de comer el postre, o tirarse un pedo en la cara de alguien, hay otras muchas que se consideran de mala educación porque sí. Concretamente los mocos.

El caso moquete

Yo soy un mocoso, no sólo en mi limitada madurez mental, que también, sino en lo mal que funciona mi aparato inmunológico. Me pasó diez meses al año con esa sensación de medioresfriadillo que la gente normal sólo tiene los tres días siguientes a pasar un trancazo. Todo esto desemboca en que mi nariz se cubra internamente de mocos. Pero no de mocos normales, sino de mocos secos, de esos que se agarran a las fosas nasales creando capas sucesivas como la escarcha reduce el espacio útil en un congelador finlandés (sé de lo que hablo). Y claro, esos mocos por más que te suenes nunca se despegan, tienes que meterte el dedo (envuelto en un Kleenex a lo miembro del KKK) en la nariz, hacer un poco de fricción hasta que se despegue la crujiente masa y después retirarla. Pues bien, hacer esto es asqueroso, yo mismo lo reconozco, por más higiene que trates de imprimir en el proceso nunca se te verá pulcro. Cualquier persona preguntada al azar lamería un Kleenex de Carmen de Mairena (procesado por el método clásico) antes de tener que seguir viéndote hurgando tu nariz. Ese rechazo al moco seco está en nuestro subconsciente y la verdad es que no lo entiendo. ¿Por qué una cosa es normal y la otra no?

Papel reciclado

Por cierto, yo soy de los que cuando está resfriado organiza en sus bolsillos un ciclo de cuatro o cinco Kleenex que siguen un proceso de secado y reutilización continuo que, cual Kanban del Just In Time, permite ir cogiendo en cada ocasión un pañuelo totalmente seco (normalmente endurecido en la zona en que estuvo el moco), volver a empaparlo de la citada sustancia y retornarlo al bolsillo para su prensado y secado. De forma que me ahorro fundir un paquete nuevo cada diez minutos.

¿Algún cerdo más en la sala o soy yo el único?

# Idas de pinza, Wednesday, 19 de September de 2007 a las 20:10

25 comentarios, consecuencia de las altas tasas de alfabetización

  1. Yo no uso kleenex, directamente me como los mocos.

    En serio, yo no soy muy mocoso en el segundo significado que propones para este significante (sí en el primero), pero cuando tengo mucosidad, también es reseca y tengo que recurrir al método que comentas. Sin embargo, como no es algo común en mí el tener mocos, siempre procuro que sea en privado cuando me deshago de ellos.

    Por cierto, rascarse la polla es de cerdo porque sí, porque esa zona suele oler y no es plan de ir dando la mano a la peña tras habértela pasado por el mismísimo culo y sacado un fresco pedazo de mierda (por ejemplo).

    # auster 19 de September de 2007 a las 20:29

  2. Creo que ya sé los derroteros que van a tomar los comments de esta entrada…

    # Elia 19 de September de 2007 a las 20:36

  3. El camino de la M.

    # auster 19 de September de 2007 a las 20:52

  4. Ya lo decian Siniestro, “100 millones de espectadores y yo sin poder rascarme los cojones, y es que me pica un huevo” …

    # Jean Bedel 19 de September de 2007 a las 21:56

  5. Mira Hugo, eres un cerdaco! y si, me pasa lo mismo, pero ademas tengo todo un abanico de durezas en los mocos.
    Y suerte que me operaron de tabique nasal desviado aumentando asimismo la capacidad nasal.. de forma que ahora me es menos necesario estar rascando a cada dos minutos.

    Pero reconozcamos que lo que nos pasa es que somos personas pulcras de orificios nasales limpios.

    Tanta limpieza es mala :D

    # Juanan 19 de September de 2007 a las 22:32

  6. Brutal la entrada. Genial. Sublime.

    # Uno de la multitud 19 de September de 2007 a las 22:51

  7. Te explicas con una claridad que… joooder. Mu fuerte lo de los kleenex eh… al final te acabarás pringando los dedos de mocos secos, y… argggg.

    # Aeris 19 de September de 2007 a las 22:56

  8. Jamás olvidaré la habitación de un amigo mio, debia tener el mismo problema que tú, porque el tio tenia extendidos en la cama los Kleenex usados listos para ser reutilizados las veces que hiciera falta. Hace ya años de esto y aún se lo recordamos para reirnos de el un rato. Por cierto buenísima la entrada y el blog.

    # mce 19 de September de 2007 a las 23:00

  9. Gran tema el de los mocos, sobretodo en época de resfriados de esos en los que están cayendo constantemente bajo forma líquida imposible de parar y que obliga a estar todo el tiempo aspirándolos con ese gorgojeo tan característico…

    La verdad es que yo por mi parte ya he sacado de quicio a un par de profesores con esto. Uno me tendió directamente el paquete de kleenex lleno de tiza que llevaba en la cartera, y el otro, la semana pasada, me quiso echar directamente a la puta calle. Animalico. Y lo peor es que en los dos casos llevaba kleenex de casa :)

    # emedeme 19 de September de 2007 a las 23:04

  10. Sí, te entiedno, también soy de mucosidades secas. Pero para el tema del rascamiento/rascación te aconsejo lo que hace un amigo, gritar “no miréis” de forma que cuando te vuelves a ver qué ocurre lo encuentras con la mano dentro, sonriendo y un previsible “os advertí, pervertidos”. Lo malo es el tema de la erección, y los segundos que tardas entre separar tus ojos de sus pechos hasta que te das cuenta de lo que pasa centímetros más abajo.
    Ah, sí, me gusta tu bloj.

    # ElGekoNegro 19 de September de 2007 a las 23:40

  11. Sí!! Yo también reciclo!!

    # El Duque 19 de September de 2007 a las 23:42

  12. Esta entrada debería llamarse “Miércoles bizarro”.

    # Ancude 20 de September de 2007 a las 02:15

  13. Yo tengo un moco, lo caso poco a poco, lo redondeo, lo miro con recelo…

    # Rarok 20 de September de 2007 a las 07:40

  14. JAJAJA, eres genial …
    Recibe mis más sincero apoyo. Tienes tod ala razón, … pero la verdad es que ver a alguien rascarse los huevos, no me importa … pero sacarse los mocos es un poco …. asqueroso? (que conste que me da igual mocos secos, también llamados caqueras o albóndigas, que húmedos)

    # milana 20 de September de 2007 a las 09:25

  15. si se te caen las lágrimas viendo a Forrest Gump hablando orgulloso de su hijo ante la tumba de Jenny es que eres humano

    Ayer mismo la ví, ¡qué casualidad!

    Felicidades por el blog, hace tiempo que te sigo, aunque este es la primera vez que comento…

    # J 20 de September de 2007 a las 11:28

  16. Parece que me espies todas las mañanas antes de salir hacia el trabajo.

    HAY QUE INVENTAR ALGO YA CONTRA EL MOCO SECO.

    Ah! Tb tengo la extraña capacidad de generar mocos unos minutos después del sexo. No se pq, pero aparecen ahí casi coincidiendo con el período refractario. Es curioso…

    Un saludo cordial.

    # Fino 20 de September de 2007 a las 13:40

  17. Juasss!

    ¡¡Recicladores de pañuelos somos más!!

    ¿Para cuando un Kleenex vs. Pañuelo de tela?

    # akirsa 20 de September de 2007 a las 13:58

  18. Rarok, yo la conocía como:

    Yo tengo un moco, lo saco poco a poco, lo desenredo, lo miro con deseo, yo me lo como, y como me sabe a poco, saco otro moco y volvemos a empezar.

    # auster 20 de September de 2007 a las 14:36

  19. No me pidas que me sepa de memoria una canción que no he oído en mi vida XDDD (que solo tengo 20 añitos :P) pero gracias, así ya podré corregir a mis padres cuando la canten XDDD

    # Rarok 20 de September de 2007 a las 14:55

  20. Hombre, yo tengo 17 añitos y se la cantábamos a un compañero de clase.

    Y no era por corregirte, sino por añadir una versión más; podría convertirse este post en un recopilatorio de versiones de la citada canción.

    # auster 20 de September de 2007 a las 15:04

  21. En Japón está mal visto que utilices un Kleenex y te lo metas en el bolsillo :P Ese va directamente a la basura (aunque ellos utilizan los llamados Tisues como los angloparlantes)

    # Bea 20 de September de 2007 a las 19:28

  22. @auster: No importa, siempre y cuando sea con motivo y no me llamen nada por el camino me parece bien que me corrijan
    @Bea: igual que digo yo de los pañuelos de tela, tanto asco por los mocos y luego van directos al bolsillo…

    # Rarok 20 de September de 2007 a las 19:31

  23. Jajajajaja… saben cuales son los mocos mas molestos, los que parece que estan pegados a la retina, que duele cuando los retiras.. aaahh que dolorosos son….

    muy buen post

    # ochoa 21 de September de 2007 a las 00:18

  24. ¿Este es un chat/foro Gay? En serio

    # kalgon 23 de September de 2007 a las 03:36

  25. Kalgon, las diferencias son siembre bienvenidas.

    Es un sacrilegio utilizar el dedo envuelto en un papel a lo KKK para quitarse un moco seco, y renunciar al placer que produce hacerlo a pelo, sin condón. Después de extraido el moco seco (en mi pueblo los llamamos cucs del nàs (gusanos de la nariz), hay que estudiarlo detenidamente, y posteriormente ya se puede utilizar el kleenex para limpiar el dedo. Donde ya dudo es si, en el caso de que el dedo quede algo sucio porque el moco se ha secado aún más y ha dejado algo de costra en el propio dedo, si se puede utilizar la saliva (por el método de introducción del dedo en el órgano falosuccionador) para limpiar el dedo. Creo que esto sí está mal visto, aunque hay que reconocer que ese saborcillo salado entretiene el hambre hasta la hora de la próxima comida.

    Al reciclaje de kleenex sólo llego en caso de emergencia. Normalmente los uso una o dos veces (hasta que están saturados), y a continuación los tiro.

    # Pijus Erectus 24 de September de 2007 a las 12:26