Sólo otro blog infame


Menú


Tirar comida

Creo que hay una faceta de mi personalidad de la que nunca he hablado por aquí, y es que odio tirar comida, lo odio de verdad y trato de evitarlo por todos los medios.

Hoy mismo, quedada consolera con los colegas en casa de uno de ellos y pedimos unas pizzas. Llega la hora de recoger el tinglado y sobran tres trozos de pizza que iban a terminar en el cubo de basura, pues no, yo cojo y me llevo las sobras a casa para el desayuno de mañana.

Igualmente, me da rabia dejar comida en el plato. Siempre me acabo mi ración y, si tengo suficiente confianza con el resto de comensales, la de los demás platos. Eso no quiere decir que sea un glotón de los de “¿vas a terminarte esas costillas?” pero si veo que la gente ya quiere pedir los postres y aún tienen patatas fritas en el plato pues me las como aunque ya esté saciado y me termino mi bebida aunque ya no tenga sed. Lo sé, es una gilipollez pero es que me da mucho coraje que comida en perfectas condiciones acabe en la puta basura.

Y digo bien lo de “en perfectas condiciones” porque cuando dejo que se caduque algún producto en la nevera (las frutas y verduras típicamente) y lo tengo que tirar sin mayor remedio me duele en el alma, que algo tan bueno se haya ido a la mierda sólo por no consumirlo a tiempo puede conmigo.

No es algo que haga por el ahorro económico, evitarse dos trozos de pizza en la basura o una cebolla echada a perder no saca de pobre a nadie. Y tampoco lo hago por aquello de “no tires comida, que los niños de África no tienen nada para llevarse a la boca” ya que (tristemente) esos niños no me quitan el sueño como ya he comentado en alguna ocasión.

Es simplemente que no me gusta el derroche por el derroche. Por poner unos ejemplos para que veáis el tema como lo veo yo, si te quieres llenar una piscina de champagne para darte un baño en pelotas con un ramillete de bellas modelos, y te lo puedes permitir, adelante, hazlo. Y si te quieres comprar un Porsche 911 Cabriolet de 1986, cómpratelo. Pero si lo haces disfrútalo, monta la piscina y pégate dos días de baño continuo y haz dentro todas las guarradas que se te ocurran hasta que pierdas el conocimiento, y los fines de semana date un paseo con el Porsche sobre las hojas que va dejando el otoño y haz que la gente te mire en los semáforos, alquílate un circuito un par de horas y le pegas unos buenos acelerones, pero no lo dejes en el garaje cogiendo polvo muerto de risa.

Pues con la comida me siento igual, pero sin coches deportivos ni tías facilonas, pero bueno, ya me entendéis.

No tiréis comida.

# Pataletas, Sunday, 15 de November de 2009 a las 00:20

32 comentarios, rollo Café Gijón

  1. Para mí es cuestión de educación; cuando era pequeño me enseñaron que debía terminarme todo lo que habíe en el plato…, y me quedé con ello… :)

    # r6ym0nd 15 de November de 2009 a las 00:59

  2. Me parece muy bien y además coincido contigo en que no me gusta que se tire la comida ni que se ponga mala… y en mi casa ocurre a menudo que encontramos salsas que caducaron hace años…

    Pero muchas veces he pensado que no está del todo bien obsesionarse con ello porque choca con el querer regular lo que se come. Me he dado cuenta de que muchas veces por terminar mi plato o por terminar todas las sobras acabo llenándome y eso no es sano.

    Lo ideal sería tener bien pillado lo que quieres comer en cada momento y no comprar/cocinar de más.

    # Nimbusaeta 15 de November de 2009 a las 01:16

  3. A mí tampoco me gusta eso de tirar la comida. Pero lo que me da más rabia es lo que pasa en los hoteles (sobre todo los de muchas estrellas) y la cantidad de comida que se tira en los buffets. Sin ir más lejos, una amiga trabajaba en uno y les tenían prohibido a los empleados llevarse sobras de las comidas. Maldito capitalismo!

    # otrobloginutil 15 de November de 2009 a las 01:32

  4. Mi padre tiene también una obsesión enfermiza con lo de no tirar comida. A mi tampoco me gusta tirarla (casi siempre por hacer comida de más a expensas de no quedarse en ningún momento con hambre), pero almacenar platos a medio comer como ocurre en mi casa tampoco me parece la solución. Al menos una vez cada dos semanas pedimos al Telepizza, y encima el 2×1 de familiares, con lo que acabamos cenando, comiendo y cenando otra vez pizza. Y así con todo, que si filetes de más, ensaladas de tamaños descomunales, empanadas gigantes que duran eternamente en la nevera… Creo sinceramente que en mi casa tenemos el record guiness de tuppers almacenados en una cocina. Tenemos dos congeladores, y uno está lleno de verduras congeladas. Normalmente no logro ver el fondo de la nevera, tapiado de tuppers, y encontrar una salsa se vuelve todo un reto.

    En fin, que sí, que tirar comida por tirarla no es lógico, pero peor aún es cocinar de más y dedicarse a almacenar comida congelada por los restos de los restos, créeme.

    # UnTitLeD 15 de November de 2009 a las 02:29

  5. no me gusta el derroche por el derroche

    Curiosa frase, sobre todo viniendo de un usuario de Mac.

    # TheOm3ga 15 de November de 2009 a las 02:49

  6. Apúntame al club, yo tampoco lo soporto.

    TheOm3ga, ZAS!

    # Ponzonha 15 de November de 2009 a las 09:58

  7. True story, puedo dar fe de ello.

    # Fran 15 de November de 2009 a las 12:15

  8. Otro más a apuntar a la obsesión enfermiza. Cuando, en un restaurante, veo a alguien dejando el segundo plato casi sin probar, me entran los siete males.

    Pero yo no guardo nada para otro día: me lo como, así reviente media hora después.

    Por eso, hay dos tipos de eventos gastronómicos, tradicionales en el arte del despilfarro de nutrientes, que intento evitar a toda costa:
    – Las cenas de Nochebuena o de Nochevieja.
    – Los menúes de los restaurantes chinos.

    Si tengo que acudir a uno por cojones, ese día evito desayunar y comer (en el primer caso) o me pido individualmente un par de rollitos y el arroz tres delicias (en el segundo).

    También se puede usar el viejo método de llevarse la bolsa de plástico y reunir “sobras para el perro”. En un restaurante típico de obreros, me encontré con un caballero DYC (“gente sin complejos”) que fue haciéndose la ronda por todas y cada una de las mesas, llenando su bolsa del LIDL de todo tipo de manjares. Luego supongo que lo pasaría por la “minipimer”, a lo Torrente.

    # mced 15 de November de 2009 a las 12:48

  9. totalmente de acuerdo, ademas en mi caso inculcado por mi sabia madre bajo la lapidaria frase de:
    “no te vas a dejar comida en el plato cuando hay niños que mueren de hambre cada dia por no comer cosas como esta” maquiavelismo maternal.

    # juanan 15 de November de 2009 a las 14:35

  10. Amén, Hugo.

    ¿Fuiste tú el que se cagaba en la puta madre de la gente que tiraba las cenizas sobre un plato de comida casi sin tocar? No sé dónde lo leí (algo tan rabioso debe haber salido, seguramente, de tu blog), pero me dio una rabia sólo leerlo…

    Yo soy tan tiquismiquis que no podría comerme nada de los demás, pero encuentro fastuoso que lo hagas, yo también soy de los que no deja ni un grano de arroz en un plato, hay que dar ejemplo.

    # Hans 15 de November de 2009 a las 14:37

  11. Tu matemática visión de los flujos del mundo te hace cada vez más interesante. No sé si serás beneficioso o pernicioso para el mundo, pero paso unos ratos esputendos contigo.
    Lo que habría que hacer es cobrarle a los del derroche por lo que derrochan, la verdad. En casa somos polos opuestos al respecto. Mi plato: cual patena. El suyo: media ración. Mejor no hablamos del amor.

    # epHedro 15 de November de 2009 a las 21:11

  12. Vengo leyéndote una temporada, y es el primer comentario que voy a escribirte.

    Me parece bastante cutre que cargues con tres miserables trozos de pizza comunera a tu casa para luego tomártelos en el desayuno.

    Tienes pinta de ser un miserias, macho.

    # Matías 15 de November de 2009 a las 23:38

  13. Bueno, pues yo siempre suelo tirar la comida que no me termino. Ni siquiera tengo el hábito de guardarla para consumirla los próximos días.

    No iba a confensarlo, pero el grado de complicidad con Hugo en los comentarios es tal que me he visto obligado.

    # liberté 16 de November de 2009 a las 00:13

  14. Seguid los sabios consejos de vuestras madres y aplicarlos a todos los ambitos de la vida.

    Asi que cuando os la pasen beberos siempre la litrona hasta el final… pues hay muchos niños sobrios en el mundo.

    # Sparky 16 de November de 2009 a las 00:15

  15. Yo siempre me dejo las patatas porque de niña tenía muchos problemas alimentarios y me costaba mucho comer, y estaba siempre sometida a la presión de mi madre. Generalmente ella se quedaba satisfecha con que yo me comiese el filete, aunque dejase las patatas. Así que, con el paso de los años y aunque ahora soy buena comedora, sigo siendo la niña que no se come las patatas. Pero me encanta cuando algún compañero de mesa me dice “me las puedo acabar?”, se las regalo con satisfacción.

    Lo de la comida que se echa a perder me desespera tanto como a ti. La verdad es que es bonito ver que tanta gente es consciente de la importancia de la comida y de no malgastarla.

    # Ana 16 de November de 2009 a las 00:37

  16. Es verdad, si después de una fiesta en la piscina de champán de un amigo, sobraran 3 o 4 tías facilonas, también me las llevaría a casa. La comida no suele sobrar, somos todos de buen comer jeje.

    # maka 16 de November de 2009 a las 10:00

  17. Si tienes hambre te comes lo que sobra, sino no tiene sentido. No me voy a comer todas las patatas solo por no derrochar, me parece que es absurdo.

    Ahora, si tengo hambre y sobra comida claro que me la voy a comer.

    # Alexliam 16 de November de 2009 a las 11:13

  18. Hombre, Alexliam, si tienes hambre, no sobra. A ver, si sobra es porque se le ha acabado el hambre a todo el mundo y aún queda comida sobre la mesa.
    ¡Cuánta abundancia mal repartida!

    Y D. Hugo ¿no se vuelve a pronunciar?

    # epHedro 16 de November de 2009 a las 11:29

  19. Cuando digo sobras me refiero a las sobras de los demás.

    # Alexliam 16 de November de 2009 a las 11:29

  20. Una vez me terminé los macarrones de mi madre a la fuerza por no tirarlos. Al final acabaron tirados en el váter y saliéndome a la vez por la boca y la nariz, cosa harto desagradable. Desde entonces jamás fuerzo la maquinaria estomacal. Ya puede ser oro puro que se va a la basura.

    # Ellohir 16 de November de 2009 a las 14:54

  21. Eres de los de mi madre, que no es que sea tacaña, es que lo de tirar comida también lo lleva muy mal. Si sobra comida, se come eso mismo al día siguiente, pero de tirarla nada. Y, antes que se pudran las verduras, ella hace una crema de verduras con muuuchas especias y ea, ya está. Pero tirar comida? Ni de coña.

    La llamamos la recicladora. Si pilla algo que, aunque ya no está fresco y hermoso, aún es comestible, ella te lo hecha a la sopa fijo. Lo peor es que le queda bueno.

    # Misslila 16 de November de 2009 a las 18:26

  22. Eso es. Hoy ha sobrado un pimiento, que es que no nos cabía después de los dos filetacos de aguja y los pimientos medio-al-microondas-medio-fritos, gran invento. Bueno, pues ahí está, en el frigo, para aderezar la ensalada de esta noche.

    # epHedro 16 de November de 2009 a las 18:48

  23. PELIGRO: Si comes más de lo que tu cuerpo necesita, si sigues comiendo después de saciado, tu cuerpo acumulará grasas que posteriormente tendrás que eliminar con gran esfuerzo físico y también económico. No hagas esa chorrada que hacen todas las madres para que no se desperdicie comida: Si tu cuerpo ya no la necesita, no lo fuerces. Tu chica y yo te lo agradeceremos.

    No sé si me explico: guarda lo que sobre para comértelo más tarde, pero no te esfuerces por acabarte el plato.

    ¡Ah! y eso de que cuando te ponen comida delante, te la comes toda… Mmmmm…

    # Pijus Erectus 16 de November de 2009 a las 21:28

  24. epHedro, si es que poco más tengo que añadir creo yo.

    Pijus Erectus, ya lo sé, pero me cuesta. De hecho llevo ya unos meses superfanegas, pero me cuesta controlarme. Respecto a lo de que me la como toda voy a ponerte más cachondo añadiendo que, además, me la trago.

    # Hugo 16 de November de 2009 a las 21:43

  25. Yo lo que no puedo es comer después de harta, si me pusieron demasiado o no tengo hambre si tiro. Además sin remordimientos.

    Pero como muchas veces me cocino yo y me sirvo yo, me pongo lo que me voy a comer o algo menos.

    Tan facil como eso.

    Tampoco es mi hobby rebañar platos de los demás, la pizza no me gusta, ni las hamburguesas.. no, ni las caseras :)

    # monttse 16 de November de 2009 a las 22:21

  26. Me parece mal tirar la comida pero me parece infinitamente peor comer de más por no tirar.

    # anacoblog 17 de November de 2009 a las 13:08

  27. ¿Que además te la trag…? Eres un cabrón de color rosa. Ha llegado el momento de conocernos. Veamos… Whois… ¡Oh, mierda!

    # Pijus Erectus 18 de November de 2009 a las 05:13

  28. Pues yo, no solo que no tengo el menor reparo en tirar comida a la basura. Sino que además, soy pésimo calculando raciones y siempre me sirvo más de lo que terminaré comiendo.

    # javorc 18 de November de 2009 a las 18:31

  29. Como un espejo.

    # Patricil 19 de November de 2009 a las 00:21

  30. La gente me mira raro cuando no tiro la comida. Ahora mismo en el piso soy el basurillas…. pero como gratis fácilmente 2 de cada 5 días a la semana.

    # Luis 19 de November de 2009 a las 14:59

  31. lo que voy a decir ahora es algo q ocurrio aqui hace ya un timepo… no se si te acuerdas pijus erectus, pero hugo decidio no comerse todo el chocolate q le tenias preparado… XD

    por si aun no lo habeis recordado (lo dudo) pijus se cambio el nombre por pijus erectus con chocolate

    hugo, desperdiciador

    # kaybi 19 de November de 2009 a las 15:41

  32. Tienes razón, kaybi. Seguramente ahora que Hugo está más ahorrativo, no desperdiciaría el manjar.

    # Pijus Erectus 30 de December de 2009 a las 00:03