Sólo otro blog infame


Menú


Vengándome de mi infancia a golpe de PayPal

Hasta los ocho años fui un mimado caprichoso de mucho cuidado, en mi casa me daban prácticamente todo lo que se me ponía entre ceja y ceja; si quería un juguete lo tenía, si quería un chándal concreto lo tenía, si quería un libro lo tenía, etc. A partir de esos ocho años el grifo se cortó y no pude permitirme volver a ser un caprichoso nunca más. Desde entonces en mi casa nunca me faltó de nada (entendiéndose por ello los temas relacionados con la manutención) pero los tiempos de los grandes regalos se habían terminado, tocaba recibir pijamas por Navidad y calcetines en los cumpleaños.

En cierto modo estos cambios forjaron mi personalidad y me convertí en alguien bastante ahorrador, bueno, más que ahorrador lo que era es no gastador. No tuve paga ni nada por el estilo así que no tenía nada que ahorrar pero cuando necesitaba dinero directamente lo pedía; y creo que eso me atormentaba un poco, no me gustaba ver a mi madre sacando mil pelas de su monedero para que yo me fuera al cine. Así que hasta que no empecé a ganar mi propio dinero no empecé a gastarlo con tranquilidad. Lógicamente mientras tanto vi como había muchas cosas que me hubiera gustado tener pero que sencillamente no podían ser así que aprendí a llevarlo de la mejor manera posible y por eso creo que hoy soy una persona bastante conformista en temas materiales, si quiero comprar algo y puedo, pues me lo compro, si no puedo pues no lo compro, pero no me torturo con ello.

El caso es que creo que lo único que mola de no haber tenido ni un duro de pequeño es poderte comprar las cosas ahora. Mucha gente dirá que no haber tenido de todo te enseña a valorar las cosas y tal, pero yo tengo mis dudas, cuando veo a muchos chavales de hoy a los que les compran absolutamente todo (ropa, ordenadores, teléfonos, videoconsolas, etc.) creo que no sólo valorarán menos lo que tienen (que es verdad) sino que también se darán cuenta antes de que las cosas materiales no tienen la más mínima importancia y que no les proporciona felicidad, y eso sí que es positivo a la larga.

La venganza

Pero bueno, a lo que voy, que como yo sí acumulé anhelos sobre muchas cosas que no pude comprar en mi infancia me estoy vengando ahora, poco a poco, a través de pequeñas cosas.

Por poner un ejemplo, desde pequeño siempre había querido un volante de videojuegos para el PC pero eran jodidamente caros así que obviamente nunca lo tuve. De hecho tanto quería uno que hasta me llegué a construir uno de madera aprovechando las clases de tecnología del instituto y enganchando los potenciómetros de un viejo joystick Genius. Me sirvió para quitarme el mono (hasta que se partió en una curva del circuito de Indianapolis) y para aprender cómo funcionaba un cacharro de estos por dentro.

Hace unos meses me compré un volante (de plástico y con cables, y de plástico), un Logitech MOMO Racing, en eBay, no llegó a 60 euros (su precio original era 160 euros). Y, aunque inicialmente me torturé por gastar el dinero en semejante gilipollez, gracias a ello he conseguido vengarme del destino. Con 24 añazos juego algunas tardes mientras mi madre me mira con el amor del que quiere a un hijo aunque le haya “salido tonto”, y busco pisos en idealista pensando en que en alguno de ellos lucirá mi ridículo volante y mi cara de velocidad (sí, yo es que cuando juego a algo me lo creo, giro el cuerpo en las curvas y tal).

Fotocollage con mi volante Logitech Momo Racing y una camisa de mecánico del equipo Jordan de Formula 1

Otro ejemplo, también relacionado con el mundo del motor (aunque no soy muy fanático). En el año 2002 tuve por primera vez internet en casa y una de las cosas que más me gustaba hacer era bajarme fotos en alta definición (1024 x 768, ¡wow!) de Fórmula 1 y Rally de la red de F1 Live. En su momento estos sitios eran la leche, terminaban las sesiones de entrenamiento y esta gente ya estaba subiendo un par de docenas de fotos de la sesión. Total, que de pasar tanto rato en estas web siempre terminaba en la tienda online mirando las camisas de los mecánicos de los equipos, concretamente me encantaban las del equipo Jordan Grand Prix. Como equipo eran una mierda pero la indumentaria me encantaba, por desgracia las dichosas camisas costaban más de 100 (de los en aquellos momentos “nuevos”) euros y encima lo de comprar por internet aún me quedaba lejos así que me tuve que joder. Hasta ahora.

Hace un par de noches una búsqueda en eBay puso fin a mis fantasmas y me compré una de esas camisas, de segunda mano, por 18 euros, de un tipo llamado “Rob” y que al ser de la talla L (americana) seguramente me quede gigante. Pero me da igual, siete años después (si Correos no me pierde el paquete) podré sacarme esa espinita y hacer el ridículo por las calles como los que llevan las camisetas de los futbolistas.

Lo único malo de esto es que se me están empezando a acabar los viejos deseos. Igual cuando me los haya comprado todos alcanzo la plenitud de espiritu, o igual termino en El diario de Patricia (o su equivalente del momento). El tiempo lo dirá.

# Frikadas,Recuerdos del ayer, Monday, 23 de March de 2009 a las 13:58

13 comentarios, amigos del internec

  1. La camisa está muy guapa, y jodidamente bien de precio…

    # Ellohir 23 de March de 2009 a las 14:08

  2. La única pega es que es una camiseta que probablemente hayan sudado y desgastado mucho en este tiempo :D

    # Ellohir 23 de March de 2009 a las 14:08

  3. Joder, me siento totalmente identificado en esta entrada, solo que a mi el grifo se me corto a los 9 años (y además de manera radical)… Así que mientras mis colegas tenian su Super Nintendo, más tarde N64, los locos compraban su Saturn, los demás la PS1, luego algunos dreamcast, otros se esperaron a la PS2… y así hasta la 360, yo seguía jugando al Alex Kidd en mi queridísima Master System.

    Ahora me vengo tb a base de paypal y las quiero todas! lo mejor la N64 que por 30 euretes + 4 del Zelda y su ocarina he disfrutado a base de bien.

    # badtaste 23 de March de 2009 a las 15:16

  4. Jajaja no sabes como me he reído con tu venganza, pero también y eso es lo más maravilloso de las risas que me has arrancado, lo conmovida que me has dejado, porque creo que muchos de los que te leemos hemos pasado por lo mismo y lo describes tan bellamente! estoy encantada con tu blog!!
    querría dejar comentas en variso post jajaja pero pareceré una fan loca jajaja
    Te escribo una propuesta al mail…

    # Lila Ortega 23 de March de 2009 a las 16:16

  5. ¡Qué grande la camiseta de los Jordan! Es de la época de Villadangos.

    # Fran 23 de March de 2009 a las 18:49

  6. Yo desde que empecé a trabajar me fui de casa de mis padres y he tenido que pagar alquiler, luz, agua, gas, teléfono, internet, etc. Pero aun así de vez en cuando me doy un capricho. O me espero a que los Reyes Magos hagan su trabajo…

    # Nesta 23 de March de 2009 a las 19:10

  7. En serio te digo que no se me ocurre mejor manera de darte ciertos caprichos.

    P.S: En idealista hay grandes cosas, ahí he encontrado yo mi futuro hogar.

    # El Duque 23 de March de 2009 a las 19:15

  8. ‘alta definición = 1024×768’ xD

    En el 2002 sí que lo era..

    # Todd 23 de March de 2009 a las 19:45

  9. Cuán indentificado me siento!

    # rmn_rmn 23 de March de 2009 a las 21:45

  10. Eres un puto crack hugo…

    Lo de la camisa me ha calao hondo.

    # MAcOs_LuCas 24 de March de 2009 a las 00:59

  11. Tio, tiene que haber miles de gadgets que quieras tener y no tuviste, de nuestra época.

    Échale un ojo a Ion-Litio porque ellos son unos maestros en recordarnos nuestros productos de entonces…..desde el “reloj casio mando a distancia” hasta la agenda esa electronica Casio rosa con juegos usando el infrarrojos que llevaba, LOL!

    Yo estoy en gestiones para recuperar mi MegaDrive de 1992 con sus 37 juegos originales que tiene mi primo pequeño, a ver si puedo volver a viciarme a los cartuchos y dejo las ROMs y demás cosas insulsas.

    # Vedia 24 de March de 2009 a las 02:41

  12. Tengo el mismo Logitech MOMO racing en el garaje, comprado en Nueva York hace ya unos años, por un precio bastante asequible comparado con el precio que tenía aquí. No se como pasamos la aduana sin que nos dijeran una sola palabra, la verdad…
    Anda que no me he pegado vicios al Need for Speed Underground 2, el mejor, sin duda alguna de la saga. Pero como todos los volantes, acaba en el trastero cogiendo polvo…¿Me equivoco, señor Hugo?

    # Michael J. Fox 20 de April de 2010 a las 00:13

  13. Michael J. Fox, pues sí y no, ciertamente está guardado en una caja, pero es por una simple cuestión de espacio ya que al mudarme a la casita no me lo pude traer. Si tuviera espacio para tenerlo en casa jugaría al menos una vez a la semana.

    # Hugo 21 de April de 2010 a las 02:04