Sólo otro blog infame


Menú


Yo carezco de ética, ¿y tú?

Cuando iba al colegio siempre pensé que la ética era una asignatura que sólo recibían los pocos niños que no daban religión. Y claro, como yo recibí clases de religión pues nunca me enseñaron ética alguna, así hasta el día de hoy.

La cuestión es que en la BBC nos plantean cuatro enrevesados dilemas para terminar concluyendo que decidas lo que decidas en cada uno de los dilemas estarás poniendo a prueba tu moral.

Os pongo uno para que se entienda por donde van los tiros.

El tren que perdió el control

Cinco personas se encuentran en el camino de un tren que perdió el control. Los cinco van a morir irremediablemente, a menos que usted, un transeúnte que casualmente se encuentra en el lugar del hecho, apriete el botón que desvía al tren a las vías de al lado. Si lo hace, una persona que está parada allí, morirá. ¿Tomaría la responsabilidad de presionar el botón?

Para aquellos que eligen no hacerlo, las consecuencias del accidente no necesariamente determinan el carácter moral del hecho. Cierta regla moral (quizás la de no matar inocentes) se impone por sobre otra obligación, como la de maximizar el beneficio, salvando a tantas personas como sea posible.

¿Cuánta gente tiene que haber en la vía principal para que usted cambie de idea? ¿Es la regla moral absoluta, o puede ser modificada si las consecuencias pasan cierto límite establecido? ¿Diez personas en la vía principal? ¿O cien, o mil?

Este tipo de casos son absurdos y tendenciosos, pero aún así, aunque no sabemos como reaccionaríamos en una situación real resulta curioso darle un par de vueltas.

Por cierto, yo no cambiaría las agujas del tren.

(robado de Menéame)

# Curiosidades, Saturday, 6 de May de 2006 a las 10:31

5 comentarios, algo interesante habrá

  1. Yo era la única de mi clase que daba ética y ¡nunca me pusieron en semejante dilema!

    # Misslucifer 6 de May de 2006 a las 12:54

  2. Yo esperaría a que llegara Superman y que se comiera él el marrón…

    # Murdock 6 de May de 2006 a las 15:31

  3. Yo por más que pienso qué haría en una situación como la del treno no sé que haría en un caso tan tenso… es dejar morir a una persona para salvar a otras, o sacrificar a aquéllos cuyo sino es morir si no lo evitas, pero matando a la otra… Qué complicado, no sé qué haría :-S

    # zetxek 8 de May de 2006 a las 15:00

  4. Para estos casos, viene bien prescindir de la moral humana y acudir a las leyes naturales:

    – La existencia de imbéciles es perjudicial para el planeta.

    – Un imbécil vivo es propenso a engendrar más imbéciles; por tanto, es mejor que el imbécil esté muerto.

    – “Contra” (como dice la paletería) más imbéciles muertos, pues, mayor beneficio para el planeta.

    – De esto se deduce que matar a cinco imbéciles (pues no se me ocurre otra definición para alguien que camina alegremente por una vía sin percatarse de la llegada de un tren) es mucho más provechoso para el planeta que matar a uno solo.

    – Por tanto, mi conciencia ecologista me impediría cambiar las agujas.

    Espero que los no aficionados al humor negro no se lo tomen muy mal…

    # mced 16 de September de 2006 a las 14:42

  5. pse… que le jodan al subnormal ese, YO ME LO CEPILLO!

    # Juan Carlos 6 de October de 2006 a las 21:46